¿Por qué edificamos nuestra vida con insensatez?

Hace unas semanas publiqué mi cuarto libro titulado: Los dos cimientos. En él enseño los principios bíblicos que enseña Jesús en el sermón del monte; las bienaventuranzas, la cual sienta las bases para el cristianismo y nos enseña el modelo para nuestra nueva vida en Cristo. Hoy quiero contarte un poco sobre ese mensaje. ¡Vamos allá!

Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

MATEO 7:26-27

EDIFICANDO CON INSENSATEZ II

En el post anterior leímos lo que es edificar con insensatez, y en este post aprenderemos por qué podemos llegar a ese punto, y cómo evitar este error.

Efectivamente, muchas personas fracasan en la tarea de edificar sus vidas, o sus matrimonios o familias, porque no conocen los principios que enseña la biblia, que nos revelan nuestro diseño como creación divina, y nuestras responsabilidades al respecto, pero tristemente hay muchas personas que aún conociendo los principios bíblicos para edificar sus vidas, los ignoran y deciden vivir conforme a su propia opinión o conveniencia, influenciada por su auto-complacencia. Veamos lo que escribió el Apóstol Pablo al respecto:

Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, des- echando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

EFESIOS 4:17-32

La clave de estas palabras del Apóstol Pablo está en los versículos 20-21, cuando dice: “Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús.” Está claro que lo que se espera del creyente, una vez que ha escuchado la enseñanza de Jesús, es que tome la decisión de despojarse del viejo hombre, para experimentar un cambio de vida, que implica una transformación mental, de actitudes, acciones, palabras, etc.

Por tanto, quienes edifican con insensatez son aquellos que conocen la verdad de la enseñanza de Jesús, pero deciden no hacer cambios, porque no están dispuestos a despojarse del viejo hombre, y están conformes con los deseos engañosos que los tienen atados al placer temporal del pecado, y pretenden así alcanzar el éxito en sus vidas. ¡Nada más lejos de la realidad!

La persona insensata es la que sabe lo que debe hacer, pero decide ignorarlo, pretendiendo obtener un resultado exitoso.

Juan Camilo Vélez

En resumen, existen dos formas de edificar nuestras vidas; una de ellas es con prudencia, lo que implica conocer la verdad de la escritura y practicarla, y la otra forma es con insensatez, la cual consiste en edificar de cualquier forma, esperando lograr un resultado exitoso, mientras conocemos pero no aplicamos el diseño correcto.

Hasta aquí, este fugaz vistazo a mi nuevo libro, con el que espero haberte animado a cambiar de actitud a la hora de edificar tu nueva vida en Cristo. Si fue así, espero que compartas este mensaje con todos tus contactos. ¡Juntos edificaremos más y mejor!

Publicado por Juan Camilo Vélez León

#𝑬𝒔𝒄𝒓𝒊𝒕𝒐𝒓 #𝑩𝒍𝒐𝒈𝒈𝒆𝒓 𝒚 #𝑭𝒖𝒏𝒅𝒂𝒅𝒐𝒓 𝒅𝒆 @editorialcec #𝑴𝒆𝒏𝒕𝒐𝒓 𝒚 #𝑷𝒓𝒆𝒅𝒊𝒄𝒂𝒅𝒐𝒓 𝒆𝒏 @elreyjesusmadrid 𝑪𝒐𝒏ó𝒄𝒆𝒎𝒆 𝒂𝒒𝒖í: 👇🏼 https://linktr.ee/jcamilovelezl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: