No aceptes la derrota

“Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.”
1ª Juan 5:4
A ninguna persona le gusta los fracasos, y los tropiezos que reciben en el día a día por el caminar de la vida. Como mismo el ser humano es nacido para vivir y no para morir, también creo que fuimos creados para ser victoriosos; en otras palabras, no hallar tropiezos en nuestra autoestima personal que dañen las emociones.
La Biblia nos ilustra a varios personajes en la cual se puede compartir o visualizar con este tema. El primer ejemplo que me encanta es la vida de nuestro señor Jesús. Usted tal vez diría: ¿acaso Jesús sufrió una derrota? Déjeme decirle que aparentemente si, el fue supuestamente derrotado en la Cruz del Calvario, ante los ojos de los hombres en ese momento. Los discípulos al ver que el Mesías había muerto quedaron desamparados, tristes, aborrecidos, lamentándose de ese día. Pero, lo que no sabían es que esa era la voluntad del Padre, aunque había anunciado su muerte con anterioridad, los discípulos no estaban dispuestos al acontecimiento de la muerte en una Cruz.
Pero, qué bueno es ver como Jesús tomó esa acción que parecía la derrota más grande sobre la historia de la humanidad para catapultarse hacia la victoria: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.” (1ª Corintios 15:55,57)
Hoy en día, gracias a Jesús el autor y consumador de nuestra fe, usted y yo podemos disfrutar y alcanzar vida eterna.
“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Juan 14:6)
Pero ese fue Jesús, qué pasa con nuestras vidas, ¿podemos alcanzar victoria en una aparente derrota?
Si vemos las vidas de los propietarios de grandes agencias y negocios, encontramos que ellos no se rindieron en la primera batalla perdida, muchos de ellos no nacieron en una cuna de oro, y jamás les he escuchado decir a través de sus biografías: “nunca he fallado en un negocio”. Esta es la clave principal, se llama perseverancia. Para nuestros lectores, no dejes que un fallo te saque del camino de tus sueños, principalmente, no dejes el camino de Dios.
¿Por qué son pocos los triunfadores, sobre los sueños alcanzados en sus vidas?
Número 1: La perseverancia. Si te rindes tan fácilmente sobre los obstáculos que te encuentras en el camino para alcanzar tus sueños, nunca llegarás a verlos realizados.
Número 2: Se constante. Hay un dicho popular que dice: “vísteme despacio que estoy apurado.” Para alcanzar una verdadera victoria, no podemos correr excesivamente. Quiero que mi ministerio crezca, en dos meses; mi iglesia se multiplique alcanzando una multitud de personas en 14 semanas; en el negocio que sobrepase los ingresos sobre los gastos, recogiendo una utilidad desmedidamente multiplicada en poco tiempo. No siempre es así, te invito a que seas constante.
Número 3: La misión. Convierte tus sueños en misiones. Lleva como lema: “vencer o morir”. Jamás retroceda como un soldado cobarde en la guerra, debes estar posicionado siempre en la vanguardia. Mientras otros se excusan o tratan de argumentar, tú actúa. Cuando los demás le piden permiso al enemigo y tratan de llegar a una negociación, tú simplemente lo invades. El ejército cristiano no está formado por pasivos, sino de invasores por naturaleza.
Debes tener pensamientos sobre misiones únicas, porque Dios te creó original, no seas copia de ninguna persona en específico, para que tu futuro no se vea torcido, no tengas la mentalidad de la multitud que te rodea, no te sientas condenado al montón. Te imagino con deseos de algo más que competir la carrera de la vida, con sed de victoria, con esa cualidad que cuentan los que comienzan después que los demás abandonan. Prefieres morir en el intento, antes de quedarte solo con la visión de lo que pudo haber sido. Estás decidido a cambiar tu estrella, a jugar el campeonato, a ganar el primer lugar.

No te conformes con un octavo puesto, recuerda, otro raund puede marcar la diferencia. Se determinante.

Publicado por Alfredo Alvarez Almanza

Líder del ministerio "Avivando el fuego"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: