“Alcanzar un corazón limpio”

Felizmente llegamos a un nuevo año, ahora es el comienzo de nuevas metas que nos trazamos para cumplir a largo, mediano, y corto plazo a lo largo del año que recién empieza. Todos queremos prosperar materialmente, queremos que nos asciendan en nuestros puestos de trabajos, recibir un aumento salarial al punto que podamos satisfacer todos nuestros caprichos, o necesidades; ver a nuestros familiares, amigos, vecinos, o compañeros reconciliados. Este mes es el comienzo de muchos sueños que se nos caducaron en años anteriores o no lo llegamos a completar, comenzando una nueva caminata con la mirada de llegar al final del camino. Anhelamos prosperidad no solo material sino, física y espiritual; esta última es muy importante, pero lo que más perseguimos es el crecimiento de nuestro ministerio, de la iglesia, de recibir las bendiciones de Dios, ya sea el bautizo por el Espíritu Santo: “mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo” (Hechos 11:16). Como también en otras áreas de la vida: “La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella” (Proverbios 10:22).

Todo lo mencionado anteriormente es bueno, y en gran manera; pero, les presento el versículo que me impulsa para este nuevo año, espero que te añadas conmigo, dice así:
“Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad” (Apocalipsis 22:14)

Al sentido de permanecer con un corazón limpio muchas veces no le damos importancia, preferimos hablar en lenguas, buscar el mover de Dios en nuestras vidas, alcanzar objetivos tangibles, pero nos olvidamos por los afanes de este siglo de limpiar nuestras vestiduras; y este es un punto clave para entrar al Reino Celeste, y morar en la presencia de nuestro Padre Celestial.

Por eso este año, me propongo llenar en la agenda de la vida y en mis oraciones diarias junto a mis sueños y peticiones la de tener un corazón limpio como dice Mateo 5:8 “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.”
Pero un corazón limpio y puro no se logra de la nada, es con la ayuda de nuestro Creador, se puede completar estas palabras con un versículo bíblico, y se encuentra en el Salmo 51:10 “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.”

Hoy le pido que comiencen a examinar por el Espíritu los lados oscuros de su corazón, si aún no lo ha hecho, o crees que es necesario volver a intentarlo, y con la ayuda del Señor al terminar este año es mi oración que hayas eliminado las pequeñas manchas de la vestidura, lavándola constante en la oración con todo súplica y devoción.

“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos” Romanos 8:26-27.

Casi nadie se propone morir, todos queremos vivir muchos años más de vida, pero no sabemos si este será nuestro último año, por eso te aconsejo que limpies vuestro corazón para estar listo a entrar por las puertas de la ciudad. Dios te continúe bendiciendo.

Publicado por Alfredo Alvarez Almanza

Líder del ministerio "Avivando el fuego"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: