En Tierra Prometida (Pt 2)

Los sueños de Dios no se pueden alcanzar sin Él, es necesaria una tierra fértil y abonada para que crezcan. El tiempo con Dios hace efectivo el tiempo con los hombres. Cuando te enfocas, cuando no pierdes de vista la meta pero tampoco el próximo paso, cuando sabes quién eres, puedes volar sobre la tormenta, no mendigas afirmación y no crees en defraudadores.