Sana el corazón quebrantado

Los episodios dolorosos de la vida, por desgracia, forman parte de la naturaleza de las relaciones afectivas, y al tener consecuencias tan potencialmente destructivas, es necesario que aprendamos a lidiar con ellas y reconozcamos la forma en que Dios actúa cuando tienen lugar.

Con este artículo quiero enseñarte a lidiar con ellas, así que… ¡Vamos allá!