Los dos cimientos

En Mateo 4:23-25 leemos las cuatro actividades fundamentales de Jesús durante su vida y ministerio en la tierra:

Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.

Mateo 4:23-25

Lo primero que Jesús hizo fue dedicar tiempo a enseñar a las multitudes, y a un mayor nivel, a sus discípulos. Por supuesto, predicó las buenas nuevas del evangelio del reino, para confrontar los sistemas religiosos de la época, que oprimían y abusaban del pueblo. A demás, demostró su autoridad y el poder de sus palabras por medio del ministerio de sanidad y liberación.

Sin embargo, a pesar de haber sanado y liberado a muchas personas, fueron sus enseñanzas las que prevalecieron tras su muerte y resurrección, para establecer sobre ellas el fundamento de la iglesia.

Jesús sigue sanando y liberando hoy, pero también sigue enseñándonos que de nada sirve ser sanado o liberado, o escuchar sus palabras, si no las ponemos por obra. Quienes tal hacen, edifican su vida y fe sobre un fundamento débil e inválido para enfrentar la adversidad, ese fundamento es la arena. Sin embargo, quienes atienden a las enseñanzas de Jesús para practicarlas, están edificando sobre un fundamento sólido, eterno y duradero. Ese fundamento es la roca.

Escrito por Juan Camilo Vélez.

LIBRO CIMIENTOS
LIBRO CIMIENTOS

Puedes adquirirlo aquí (España)


Descarga la versión digital aquí (España)


Puedes adquirirlo aquí (Internacional)


Descarga la versión digital aquí (Internacional)


 

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: