El Ensordecedor Silencio

Con cariño para todos y más para esos adolescentes que creen que están solos. Estamos aquí contigo, así que levántate y resplandece, porque tu luz (Dios), está justo delante de ti, esperándote para darte un mega apachuchón y enseñarte a vivir.

Llega un momento en el que crees que estás superando todo, pero de repente se presenta y está justo ahí delante aquella vieja amiga llamada ansiedad que por miedo a no tener el control te inunda por dentro y procura salir incansablemente en cada exhalación, te repites a ti mismo (a) con un tono casi suplicante que por favor, mantengas el control, crees ser débil, crees no tener la fuerza de volver a confiar en nadie después de esperar que todos los que dijeron que estarían, cuando llegó el momento no se presentaron, crees que todo el mundo tiene algo en contra de ti, se levantan murallas y los barrotes de tu cárcel parecen más fuertes que nunca, los puentes que tímidamente querías construir en un segundo se vienen abajo, ves solo el lado negativo de las cosas.

¿Sabes una cosa?

Es en ese momento, que con el último respiro que te queda antes del colapso absoluto, antes del knockout lo que parece al principio una rendición, se convierte en una de tus más grandes victorias.

Hay viene otro, gritas lo que crees que no se escucha, eres consciente de que por dentro estás siendo restaurado. ¿Aterrorizado? Tú eliges si confiar y desarrollar un corazón correcto capaz de amar y de recibir el amor que te llena y que te inunda, para que sea Dios a través de ti haciendo cosas maravillosas y trastornando el mundo o te rindes para ser presa de tus sombras y miedos. Pequeño(a) gigante, el amor echa fuera el temor — Juan 4:18. Tú decides, de quién quieres ser víctima, de tus estructuras mentales que te han puesto un grillete en el tobillo y como en el cuento del gigantesco elefante y la cuerda, te dejas enredar en la mentira de que eres débil, pequeño y que no puedes o te ensanchas hacia la grandeza de ser libre para amar.

¡Para ya, por favor!, No lo ves, el mundo entero te observa esperando que ya tires de una vez de esa débil cuerda mentirosa, de ese muro de Jericó, que derribes ese Goliat, que le digas a esa montaña que se mude al mar y que te decidas a ir más allá del Jordán.


Querido (a), tu luz no se puede apagar, está diseñada para ponerse encima de una montaña para dar luz a los que aún no se encuentran a sí mismo, por favor amate más, cree más en ti, compréndete más y no te autoflageles, el recorrido arrodillado en El Camino De Santiago no está hecho para ti, eres un monumento, una obra maestra tan maravillosamente única e irrepetible que es como una gota de sal, diseñada para ponerle sabor a cada momento y ser diferente allá donde vayas.

Dios, el padre justo y amoroso, no te llevará donde sea adverso a tu llamado, propósito y, en consecuencia, donde sea adverso a tu plenitud.


Amigo (a), la cuestión que te llevará más allá será la correcta elección de si quieres seguir manteniendo el mando de tu pequeño barco o le entregas el timón al Gran Capitán de la creación. Empiezas a ser grande cuando tus rodillas están tocando el suelo para hablar con tu creador, para ser pequeño, para creer como un niño a la palabra De Dios, para dejarte llevar allá donde Él considere mejor para ti. Es dejar de hacer las cosas a tu modo, para que sea a la de Él, es confiar, es caminar en fe, no por vista, menos aún por sentimientos, es soltar el ensordecedor silencio que no te deja escuchar lo que Dios dice de ti.

Se atrevido, esfuérzate, se osado y créele a Dios que está en ti y que Él en ti es la esperanza de gloria. Un abrazo grande, ánimo,

¿Futuro incierto o seguridad en Dios?

Cada mañana al levantarme agradezco a Dios por el nuevo día,  y como derecho de cada cristiano, doblo mis rodillas para luego de adorar a Dios, ponerme en sus manos sabiendo que ahí se encuentra mi seguridad.

Siempre he dicho que no hay nada trivial en la vida como para no manifestárselo a Dios.

Artemio Muñoz

A pesar de las tantas promesas en las escrituras, muchas veces tambaleamos y flaqueamos en nuestra fe, pensando qué será de nuestro futuro, y dejamos que la ansiedad y preocupación nos alcancen. Pero nuestro Señor Jesucristo nos da una enseñanza que debe mover algo en nosotros cuando nos dice:

“Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas”.

Mateo 6:34 NVI

Cuando leemos esto en las escrituras nos podemos preguntar ¿qué debo hacer cuando vienen a mi mente pensamientos de inseguridad?

¿Cuál debería ser la actitud cuando siento temor que las cosas no salgan como yo espero?

La respuesta siempre la vamos a encontrar en la palabra del Señor, y quedamos perplejos cuando el Apóstol Pedro nos dice:

Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes

1Pedro 5:7 NVI

Nuestro futuro puede ser incierto para nosotros, pero la realidad es que el Señor en sus propósitos eternos ya tiene el plano de nuestras vidas escrito con lujo de detalles.

Por eso querido lector, te invito a que deposites toda tu confianza en el Señor, ya que en sus manos están nuestras vidas, y hasta lo que a nuestro parecer puede ser lo más “insignificante”, ten por seguro que el lo proveerá para cumplir el propósito para el cual fuimos creados.

Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?

Mateo 6:25-26 NVI

No existe detalle alguno que escape a su propósito. En definitiva somos su especial creación.

La falta de gratitud

Durante el último mes, le he estado enseñando sobre el poder del agradecimiento, y los beneficios que le reportará tener un corazón agradecido. Pero ahora quiero enseñarle cuáles pueden ser los motivos por los que usted no está siendo agradecido, para que pueda lidiar con ellos y comenzar a vivir una vida de agradecimiento genuino. Recuerde que puede leer en más profundidad sobre este tema, adquiriendo mi último libro aquí.

Como ya hemos visto, la gratitud o la acción de gracias es producto de una bondad o favor recibidos, ya que todos tenemos en común necesidades y momentos en los que necesitamos la ayuda de alguien más. Aun así, hay muchos quienes no manifiestan agradecimiento cuando lo requiere, y esto es debido a varios factores, algunos de los cuales vamos a describir a continuación:

Orgullo

El orgullo es un problema originado en el corazón, que impide a la persona aceptar sus errores o debilidades, pues cree que al hacerlo está poniéndose en una posición de inferioridad frente a los demás. Este es uno de los mecanismos de defensa del ego para evitar ser menospreciado o herido, y usualmente es causado por traumas o heridas que no sanaron, o por un egocentrismo que produce en la persona una sensación de superioridad frente a los demás. Una persona orgullosa nunca está dispuesta a pedir perdón por sus errores, pues cree que siempre tiene la razón, y tampoco es capaz de aceptar y recibir la ayuda o favores ajenos porque piensa que no necesita de nadie más que de sí mismo.

Por eso, una persona orgullosa tiene muchos problemas para agradecer aquello que hacen por ella, y suelen decir cosas como “¿Para qué me ayudas si no lo necesito?” O directamente nunca dan las gracias por nada a
nadie.

Inmadurez

Una persona de carácter inmaduro (no siempre está asociado a la edad) es incapaz de agradecer las bondades y favores que recibe, principalmente porque ni siquiera llega a ser consciente de los mismos. Es muy común ver en una persona inmadura que de por hecho que lo que recibe de parte de los demás es siempre merecido, o en muchos otros casos, como lo hace un bebé, sólo busca saciar sus necesidades, y cuando obtiene lo que quiere, es incapaz de agradecer lo que han hecho por ella, porque entiende que son los demás los que deberían estar agradecidos por dejarles en paz (hasta la próxima vez que necesite algo).

Para reforzar este punto, quisiera arrojar algo de luz sobre lo que debemos entender por inmadurez. Desde mi punto de vista, y en relación con el tema de nuestra lectura, yo definiría inmadurez como la incapacidad de una persona para pensar, reaccionar, actuar y relacionarse con los demás, del modo que se le supone que lo haga, en base a sus aptitudes, edad, experiencias, y responsabilidades adquiridas o impuestas. Es decir, una persona inmadura no actúa de forma equivalente a las responsabilidades que tiene; o dicho de otra forma, una persona inmadura es una persona que no cumple con sus responsabilidades ya sean sociales, económicas, emocionales, civiles, familiares, etc. Dentro de nuestras responsabilidades sociales está la de ser agradecidos con los demás, pues es una forma de mantener relaciones sanas y edificar otros.

Un corazón endurecido

Hay muchas personas que han pasado por episodios traumáticos y difíciles en su vida; otras muchas sienten que la vida que “les ha tocado vivir” no es justa y encuentran siempre una justificación ajena a sí mismos para sus problemas; también hay quienes están tan ensimismados en sus propias vidas, que son incapaces de ver aquellos que les rodean y lo que hacen por ellos. Estos son sólo algunos de los tipos de personas que por una u otra razón han endurecido sus corazones hasta el punto de ser incapaces de estar agradecidos o de manifestar su agradecimiento hacia los demás cuando se les bendice, apoya o ayuda de alguna forma.

En muchos de los casos, este endurecimiento del corazón encuentra su origen en decepciones sufridas en alguna etapa anterior de sus vidas, que les aísla emocionalmente para evitar pasar de nuevo por algo parecido, y otras veces es producto de una mentalidad egocéntrica, vanidosa o incluso de una educación deficiente en cuanto a las relaciones y la importancia de aprender a desarrollarlas correctamente.

Como usted ya habrá podido ver, son muchas las causas por las cuales una persona puede infravalorar lo que otros hacen en su beneficio, o tener una actitud desagradecida. Incluso usted podría haberse dado cuenta de que en alguna ocasión, (tal vez más de las que se imaginaba), no ha sido lo suficientemente agradecido con Dios, con la vida que tiene, con sus familiares, compañeros, o cualquier otra persona de la que se rodee, y que esta falta de agradecimiento ha podido ser causada por un carácter orgulloso, falta de madurez, o un corazón que por algún motivo se ha ido endureciendo con el paso de los años.

Si te ha gustado o ayudado este post, te agradezco que lo compartas, así edificaremos juntos.

EL DUELO DE UN PADRE

Cuando llegué a los pies de Jesús, una de las primeras cosas que Él sanó en mi corazón, fue la ausencia de un padre, pues aunque vivía con mi padre terrenal, la cosa no iba muy bien entre nosotros, pero después de Jesús, comenzó un nuevo capítulo entre los dos, nos reconciliamos y nuestra relación fue restaurada.

Al cabo de unos pocos años, mi padre terrenal muere producto de un cáncer; inmediatamente, recibí el consuelo del Señor, a través de la oración de mi iglesia y de una palabra que Dios me entregó (Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Mateo 5:4). Luego de esto, traté de vivir mi vida normalmente, aunque me negué a sufrir y a llorar.

Por años caminé con el duelo y con esta pregunta: “¿Por qué se acabó algo que era tan bueno?” Y Dios comenzó a hablarme; primero lo hizo a través de 1ª Juan 4:18, y pude entender que el tener temor, estaba implicado a dudas, problemas, dificultades, y heridas sin sanar con respecto a la Paternidad de Dios en mi vida. Seguidamente me siguió hablando, esta vez a través del evangelio de Juan 20:17, cuando Jesús dice “subo a Vuestro Padre”. Esta frase me recordó que Dios era mi Padre; parte del regalo de salvación, es que Jesús vino a la tierra a hacerse mi hermano mayor.

Uno de los sentimientos inherentes del duelo, es el de pérdida, en mi caso “algo que era muy bueno y se acabó”. No obstante, Dios me abrió los ojos y pude ver las cosas que comenzaron con la muerte de mi padre terrenal, entre ellas, un nuevo tiempo entre Dios y yo.

En este sentido, ese nuevo tiempo implicó una Paternidad directa, intencional, personalizada, que me permitió conocer a Dios aún mas, y todo esto se convirtió en una de las columnas que me sostienen hasta hoy.

Quiero concluir expresando que, cuando murió mi padre terrenal, puede conocer de una manera más profunda y real la paternidad de Dios en mi vida, quien por supuesto me sanó, y ahora entiendo que no perdí, sino que fui ganadora de todo lo que les comenté anteriormente.

A ti que me lees, si estás pasando por esta situación, solo le pido a Dios que abra tus ojos, como a Giezi (2ª Reyes 6:17), para que puedas ver que no estás solo y desprotegido, sino que tienes a un Padre que te espera con los brazos abiertos, para darte Amor & Consuelo.

Fin

Instagram @silviavildosola

LA MANERA MÁS RÁPIDA DE ALCANZAR EL LIDERAZGO. RESOLVER PROBLEMAS

Los problemas dan significado a la vida.

Los problemas dan significado a la vida. Un sabio filósofo comentaba una vez que el único obstáculo a vencer de un águila, para volar con mayor velocidad y mayor facilidad, era el aire. Sin embargo, si el aire le fuera quitado y la orgullosa ave tuviera que volar en el vacío, caería instantáneamente,imposibilitada totalmente para volar. Los mismos elementos que ofrecen resistencia al vuelo son al mismo tiempo la condición indispensable para el vuelo. El principal obstáculo que un autobote tiene que superar es el agua contra el propulsor. Sin embargo, si no fuera por la misma resistencia, el bote no se movería en absoluto.

La misma ley

Los obstáculos son condiciones para el éxito, se aplica a la vida Los obstáculos son condiciones para el éxito, se aplica a la vida humana. Una vida libre de todos los obstáculos y dificultades, reduciría todas sus posibilidades y poderes a cero. Elimine los problemas, y la vida perderá su tensión creativa. El problema de la ignorancia de las masas da significado a la educación. El problema de la enfermedad da significado a la medicina. El problema del desorden social da significado al gobierno.

Historias

En el sur, cuando el algodón era el «rey», el gorgojo pasó de México a los Estados Unidos, y destruyó los sembríos de algodón. Los granjeros se vieron obligados a cultivar otras variedades de productos tales como soya y maní. Aprendieron a usar sus tierras para criar ganado, cerdos y pollos. Como resultado, muchos más granjeros llegaron a ser prósperos que en los días cuando el único cultivo era el algodón. A lo largo de toda la vida, los seres humanos tendemos a querer librarnos de los problemas y responsabilidades. Cuando surja esa tentación, recuerde al joven que preguntó a un viejo solitario: «¿Cuál es la carga más pesada de la vida?» El viejo le respondió tristemente: «No tener nada que cargar».

Muchas personas notables han superado problemas en su vida.

Entierre a una persona en la nieve de Valley Forge, y tendrá a un George Washington. Resucítelo en una abyecta pobreza, y tendrá a un Abraham Lincoln. Derríbelo con parálisis infantil, y se convertirá en un Franklin D. Roosevelt. Quémelo tan gravemente que los doctores digan que nunca caminará de nuevo, y tendrá a Glenn Cunningham, que estableció el récord mundial en la carrera de una milla en 1934. Hágalo nacer negro o negra en una sociedad llena de discriminación racial, y tendrá a un Booker T. Washington, una Marian Anderson, un George Washington Carver o un Martin Luther King. Llámelo retrasado y de lento aprendizaje, y expúlselo de la escuela por incapacidad, y tendrá a un Albert Einstein. Dolly Parton lo resume todo con estas palabras: «Como yo lo veo, si usted quiere tener el arco iris tiene que soportar la lluvia».

¿Por qué los triunfadores superaron los problemas, mientras miles de personas se sienten abrumadas por ellos?

Mi problema no es mi problema. Hay un mundo de diferencia entre una persona que tiene un gran problema y una persona que hace de un problema algo grande.En realidad no es lo que me sucede, sino lo que sucede en mí

Un estudio de trescientas personas sumamente exitosas, como Franklin Delano Roosvelt, Helen Keller, Winston Churchill, Albert Schweitzer, Mahatma Gandhi y Albert Einstein indica que uno de cada cuatro tenía limitaciones tales como ceguera, sordera o parálisis. Tres cuartos habían nacido en la pobreza, venían de hogares destrozados, o por lo menos de situaciones familiares sumamente tensas o perturbadoras. Porque rehusaron a asirse de las excusas comunes para el fracaso. Transformaron los grandes escollos en pequeñas piedras sobre las cuales pisar para cruzar los ríos. Se dieron cuenta de que no podían determinar todas las circunstancias de la vida, pero podían determinar qué actitudes escoger frente a cada circunstancia.

Solucione problemas de trabajo rápidamente; los problemas de personas tomarán más tiempo.

Resolver problemas puede ser la agenda inmediata, pero no debe ser en lo que empleemos la mayor parte del tiempo. Si todo lo que hacemos es concentrarnos en resolver el siguiente problema a la mano, pronto nos sentiremos como el granjero que dijo: «Lo más difícil de ordeñar vacas es que nunca quedan ordeñadas». Los problemas nunca paran, per nosotros podemos parar los problemas. Mis sugerencias para preparar personas que resuelvan problemas son:

1. Dedique un tiempo a la gente. Los que nunca tienen tiempo para preparar gente, se ven obligados a tener tiempo para resolver sus problemas.

2. Nunca resuelva un problema por la persona; resuélvalo con esa persona. Lleve a ese individuo a través de la secuencia que ya se ha dado para reconocer un problema. Emplee el tiempo con esa persona.

El pensamiento positivo es la manera cómo se piensa acerca de un problema. Entusiasmo es la manera cómo usted se siente con respecto al problema. Los dos aspectos determinan lo que usted hace con el problema. Si yo pudiera hacer algo por las personas, les ayudaría a cambiar sus perspectivas, no sus problemas. El pensamiento positivo no siempre cambia nuestras circunstancias, pero siempre nos cambia a nosotros. Cuando podemos pensar correctamente en relación con situaciones difíciles, entonces nuestro viaje por la vida es mejor.

«Una situación solamente se convierte en problema
cuando uno no tiene suficientes recursos para afrontarla».
View this post on Instagram

LAS CIRCUNSTANCIA NO CREAN SU VIDA, SON SUS DECISIONES. A menudo escucho a personas quejarse por su situación actual, muchos dicen “así es mi destino” “Dios lo destino así”, en conclusión, que estupidez más grande. Usted por ningún motivo es producto de sus circunstancias: Si no tiene dinero, no es culpa de sus padres. Si le va mal en su salud, no es culpa de Dios. Si le va mal en el amor, no es culpa del destino. La culpa es de usted, por tomar malas DECISIONES en su vida, así es señores, la palabra mágica aquí, es DECISIONES, somos producto de las decisiones que a menudo tomamos. – Si no tiene dinero, es porque decidió gastar, en vez de ahorrar un 10% de sus ingresos. -Si está mal de salud, es porque no se alimento saludablemente, no hizo ejercicio, etc. -Si le va mal en el amor, es porque no decidió amarse primero usted mismo. Podría seguir con una larga lista de resultados negativos, producto de sus malas decisiones, NO SE EQUIVOQUE, las circunstancias no crean su destino, son sus DECISIONES. Entonces ¿cómo tomar mejores decisiones? muy fácil, si quieres cambiar tu realidad, edúcate más, trabaja más, esfuérzate más, comprométete más, y tus resultados cambiaran, todo el poder que necesitas ya está dentro de ti, utilízalo y escribe las mejor historia de tu vida. La libertad financiera, tiene un precio, sacrificio, pero sobre todo compromiso con usted, comprométase ahora, diciendo en voz alta lo siguiente: Yo me comprometo a educarme más. Yo me comprometo a adquirir hábitos positivos. Yo me comprometo a comer saludablemente y hacer ejercicio. Yo me comprometo, a amarme más que a nadie. Señores al éxito no le importa de dónde viene, cuanto se equivoco, cuanto sufrió, al éxito lo que realmente le importa es cuanto usted se comprometió a tomar buenas DECISIONES EN SU VIDA. Le pido de corazón, dar más y ser más para poder recibir más.

A post shared by Pedro Jimenez (@pedrovinonuevo) on





El poder del agradecimiento Pt4

“𝐋𝐚 𝐪𝐮𝐞𝐣𝐚 𝐧𝐨𝐬 𝐢𝐦𝐩𝐢𝐝𝐞 𝐝𝐞 𝐫𝐞𝐜𝐢𝐛𝐢𝐫 𝐥𝐚 𝐩𝐫ó𝐱𝐢𝐦𝐚 𝐛𝐞𝐧𝐝𝐢𝐜𝐢ó𝐧 𝐩𝐨𝐫 𝐯𝐞𝐧𝐢𝐫. 𝐄𝐥 𝐚𝐠𝐫𝐚𝐝𝐞𝐜𝐢𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨 𝐭𝐢𝐞𝐧𝐞 𝐞𝐥 𝐩𝐨𝐝𝐞𝐫 𝐝𝐞 𝐦𝐮𝐥𝐭𝐢𝐩𝐥𝐢𝐜𝐚𝐫 𝐥𝐚 𝐛𝐞𝐧𝐝𝐢𝐜𝐢ó𝐧 𝐪𝐮𝐞 𝐲𝐚 𝐭𝐞𝐧𝐞𝐦𝐨𝐬.”

Juan Camilo Vélez

Continúo con la cuarta y última parte de mi serie sobre los beneficios y bendiciones que se activan cuando manifestamos una actitud de agradecimiento genuino. Recuerda que podrás leer este material en profundidad adquiriendo mi libro Gracias, la llave maestra.

Beneficio Nº 4: El poder de la multiplicación

Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos? Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones. Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido.

Juan 6:5-13

Cuando Jesús fue consciente de la necesidad que había en ese momento, no fijó su mirada en lo que no tenía, sino más bien, en lo que tenía a mano. Pero, desde luego, un aspecto crucial de este acontecimiento fue lo que Jesús hizo cuando le dieron los pocos panes y peces. Al comienzo de la historia, el relato deja claro que Jesús ya sabía lo que debía hacer, y finalmente eso fue justo lo que hizo. ¿Y qué era aquello? Tan simple como tomar lo que tenía en la mano, levantarlo al cielo y dar gracias. No se quejó porque no fuera suficiente, ni tampoco se desesperó por la evidente necesidad; ¡Jesús levantó al cielo sus recursos y dio gracias! En ese momento activó el poder de la multiplicación, y aquellos recursos tan limitados, dieron para alimentar a una gran multitud.

Así mismo, cuando la necesidad sea evidente, y las limitaciones quieran llevar nuestra atención a lo que falta, debemos cambiar el enfoque, darnos cuenta de lo que sí tenemos, y darle gracias a Dios por ello. Cuando lo hagamos, haremos que el poder de Dios para la multiplicación se mueva a nuestro favor, y los recursos limitados serán más que suficientes.

Es tiempo de dejar de quejarnos por lo que tenemos, y en su lugar, tomarlo en nuestras manos y darle gracias a Dios por ello.

Juan Camilo Vélez

Quizás su casa no es la casa de sus sueños, pero dele gracias a Dios por ella. Le aseguro que al hacerlo se multiplicará la paz y el gozo en su hogar. Quizás su trabajo no es el ideal, pero mientras le cree a Dios por uno mejor, o por su propio negocio, dele gracias a Dios por el trabajo que tiene. Le aseguro que al hacerlo, las ganancias que le reporta le darán para cubrir cada necesidad, y cuando no sea así, usted tendrá la puerta de la bendición sobrenatural abierta, para que algo nuevo y poderoso suceda.

La clave está en cambiar la crítica y queja por el agradecimiento.

Juan Camilo Vélez

Recuerde que el agradecimiento le abre puertas a la próxima bendición, pero la falta de este, que se manifiesta en forma de queja, le cierra todas las puertas y le roba la bendición. Por eso, es tiempo de que deje de ver sólo con los ojos naturales, porque cuando lo hace, sólo verá la escasez, la necesidad, y las limitaciones, y eso le hará quejarse, lo cual le mantendrá en esa situación. Sin embargo, cuando usted es capaz de dar gracias por lo que tiene, los beneficios y las bendiciones que aquello le reportan, serán ilimitadas.

Nuestro agradecimiento tiene el poder de la multiplicación.

Juan Camilo Vélez

Hasta aquí, esta serie sobre los beneficios que se activan cuando manifestamos nuestro agradecimiento genuino. Si te ha gustado este mensaje, compártelo con alguien más, y suscríbete a mi blog. Juntos edificaremos más y a mayores niveles. Si quieres leer más sobre este tema, puedes adquirir mi nuevo libro aquí.

El poder del agradecimiento Pt3

“𝐂𝐮𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐫𝐞𝐜𝐨𝐧𝐨𝐜𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐪𝐮𝐞 𝐥𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐬𝐞 𝐧𝐨𝐬 𝐝𝐚 𝐩𝐫𝐨𝐯𝐢𝐞𝐧𝐞 𝐝𝐞 𝐃𝐢𝐨𝐬, 𝐬𝐨𝐦𝐨𝐬 𝐥𝐢𝐛𝐫𝐞𝐬 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐝𝐢𝐬𝐟𝐫𝐮𝐭𝐚𝐫𝐥𝐨 𝐜𝐨𝐧 𝐚𝐠𝐫𝐚𝐝𝐞𝐜𝐢𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨.”

Juan Camilo Vélez

Continúo con la tercera parte de mi serie sobre los beneficios y bendiciones que se activan cuando manifestamos una actitud de agradecimiento genuino. Recuerda que podrás leer este material en profundidad adquiriendo mi libro Gracias, la llave maestra.

Beneficio Nº 3: Libertad de conciencia

Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica. Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia; porque del Señor es la tierra y su plenitud. Si algún incrédulo os invita, y queréis ir, de todo lo que se os ponga delante comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia. Mas si alguien os dijere: Esto fue sacrificado a los ídolos; no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por motivos de conciencia; porque del Señor es la tierra y su plenitud. La conciencia, digo, no la tuya, sino la del otro. Pues ¿por qué se ha de juzgar mi libertad por la conciencia de otro? Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser censurado por aquello de que doy gracias? Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios; como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.

1ª Corintios 10:23-33

Según la enseñanza del apóstol Pablo, que en este caso fue escrita para la iglesia establecida en la ciudad romana de Corinto, los creyentes nos encontraremos en ocasiones donde tengamos que lidiar con la encrucijada moral de no ser mal ejemplo para quienes nos rodean, según lo que hagamos o dejemos de hacer. Para eso utiliza un ejemplo muy práctico para la época, aunque incluso hoy en día pueda darse el caso. El ejemplo que usa es el de lo que debemos comer o dejar de comer, según nuestra conciencia, por motivos de nuestra fe.

Básicamente lo que quiere enseñar es que somos libres de participar de las comidas que se nos ofrezcan, haciendo hincapié en las ocasiones en que quien nos ofrezca de comer sea incrédulo.

El apóstol enseña que no debemos rechazar de forma religiosa y legalista, las comidas que nos ofrezcan cuando nos hagan alguna invitación, pues al hacerlo estamos juzgando a quien nos está haciendo la invitación, dando a entender que no participamos de lo que nos da porque estaríamos haciendo algo incorrecto, y al actuar así, estamos dándole a entender a esa persona que está actuando de forma incorrecta también. Esto hace que le impongamos una carga de conciencia a esa persona por causa de nuestra conciencia, juzgando su libertad, y eso es algo que no agrada a Dios.

¿Qué es lo que nos hace libres de esa carga de conciencia? ¡ Nuestro agradecimiento!

Juan Camilo Vélez

En otras palabras, según dice el apóstol: “Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser censurado por aquello de que doy gracias?” En este contexto, nuestro agradecimiento es un acto de darle la gloria a Dios, de modo que cuando damos gracias por lo que otros nos ofrecen, estamos glorificando a Dios, y haciéndonos libres de la carga de conciencia por aquello de lo que estamos participando.

Tenemos la responsabilidad de permitir que Dios se acerque a la vida de aquellos que no le conocen, por medio de nuestras palabras y acciones. Por tanto, debemos ser libres de la religiosidad que nos puede aislar de las personas, y en lugar de eso, vivir una vida de agradecimiento genuino a Dios por aquellos que nos rodean, sean creyentes o no, y disfrutar, dándole la gloria a Dios, de cada buen momento que podamos compartir con ellos.

Si te ha gustado este mensaje, compártelo con alguien más, y suscríbete a mi blog. Juntos edificaremos más y a mayores niveles. Si quieres leer más sobre este tema, puedes adquirir mi nuevo libro aquí.

El poder del agradecimiento Pt2

“𝐔𝐧 𝐜𝐨𝐫𝐚𝐳ó𝐧 𝐚𝐠𝐫𝐚𝐝𝐞𝐜𝐢𝐝𝐨 𝐧𝐨 𝐬𝐞 𝐪𝐮𝐞𝐝𝐚 𝐬ó𝐥𝐨 𝐜𝐨𝐧 𝐞𝐥 𝐦𝐢𝐥𝐚𝐠𝐫𝐨, 𝐬𝐢𝐧𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐬𝐞 𝐯𝐮𝐞𝐥𝐯𝐞 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐚𝐝𝐨𝐫𝐚𝐫 𝐚𝐥 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐝𝐨𝐫 𝐝𝐞𝐥 𝐦𝐢𝐥𝐚𝐠𝐫𝐨.”

Juan Camilo Vélez

Continúo con mi serie de cuatro partes, en la que veremos algunos de los beneficios y bendiciones que se activan cuando manifestamos una actitud de agradecimiento genuino. Recuerda que podrás leer este material en profundidad adquiriendo mi libro Gracias, la llave maestra.

Beneficio Nº 2: El poder para salvación

Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos y alzaron la voz, diciendo: !!Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados. Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

Lucas 17:11-19

En la sociedad judía, contemporánea de Jesús, las personas samaritanas eran repudiadas por el pueblo judío. Esto sucedía desde los tiempos del exilio judío a Babilonia, pues la ciudad de Samaria no fue exiliada con el resto, sino que fueron dejados y usados por los babilonios para diversas tareas, y terminaron mezclándose con ellos, casándose entre ellos, etc. Tras el regreso de los exiliados, este hecho fue tomado como un insulto a la nación, y desde entonces fueron considerados ciudadanos de segunda clase.

Sin embargo, cuando Jesús sana a diez leprosos, el único que tuvo un corazón lo suficientemente humilde como para volver a darle gracias, y humillarse delante suyo dando gloria a Dios por su sanidad, fue aquel samaritano, y esta acción hizo que se activara sobre su vida el poder de Dios para salvación, mientras que los demás se quedaron sólo con su sanidad. ¿Recuerda lo que implica la salvación? Es la liberación del poder y señorío del pecado, a demás del perdón de los pecados pasados.

Las señales, milagros, prodigios, sanidades y maravillas que Dios hace, siempre deben producir en nosotros una genuina adoración que nos lleve a darle toda la gloria a Él por medio de nuestro agradecimiento. Cuando damos gracias a Dios por lo que ha hecho, estamos demostrando que nos importa más Él, que sólo lo que pueda hacer por nosotros. Mientras los demás se fueron conformes con su sanidad, el leproso volvió para estar a los pies de su sanador.

Así mismo, cuando la salvación que Jesús ganó para nosotros, alcanza a todas las naciones, y no sólo al pueblo judío, nuestra reacción debe ser la de glorificarle por ello. En otras palabras, nuestra respuesta al sacrificio de Jesús por la humanidad debe ser un agradecimiento genuino, pues por medio de éste, tenemos acceso a la liberación del poder del pecado sobre nuestras vidas.

Recuerde que el nombre de Jesús en hebreo es “Yeshua”, es decir, “Salvador”, lo que significa que Él es quien nos libera del poder del pecado. Por tanto, cuando Jesús nos sana, nos bendice, nos prospera, o manifiesta su poder de cualquier otra forma, debemos volvernos a Él, postrarnos a sus pies, adorarle y darle gloria a Dios, pues es así como reconocemos que nos importa más Él, que lo que pueda hacer por nosotros. Cuando lo hacemos, al igual que aquel samaritano, activamos su poder para darnos salvación.

Cuando damos gracias a Dios por lo que nos da, estamos demostrando que nos importa más Él, y activamos su poder para salvación.

Juan Camilo Vélez

Si te ha gustado este mensaje, compártelo con alguien más, y suscríbete a mi blog. Juntos edificaremos más y a mayores niveles. Si quieres leer más sobre este tema, puedes adquirir mi nuevo libro aquí.

Hablemos de liderazgo Pt.2

En la primera parte de este mensaje, pusimos una base sobre la cual edificar cimientos firmes a la hora de convertirnos en líderes o levantar a otros como líderes. En esta segunda parte, daré algunos principios prácticos a tener en cuenta a la hora de poner por obra lo enseñado en el post anterior. Si no lo has leído, te invito a leerlo primero aquí.

Dos elementos para ser un líder efectivo

  • PRIORIDADES
  • CONCENTRACIÓN

Un líder que conoce sus prioridades pero carece de concentración, sabe lo que tiene que hacer pero nunca lo termina.

Un líder que tiene concentración, pero carece de prioridades, tendrá excelencia en lo que hace, pero no tendrá progreso ni cumplirá su propósito.

El líder efectivo que desarrolla todo su potencial, es el que concentra su esfuerzo en las cosas que hacen bien. En otras palabras, es aquel cuyas prioridades son desarrollar sus puntos fuertes y los puntos fuertes de los demás.

PRIORIDAD MÁS CONCENTRACIÓN ES IGUAL A PROPÓSITO Y LIDERAZGO EFECTIVO

Apóstol Jesús Losa

Como líderes de reino, debemos enseñar a todos, pero enfocar a los discípulos en sus puntos fuertes, pues éstos están directamente relacionados con su llamado. En otras palabras, si quieres ser un líder efectivo, un líder que levante liderazgo, no pongas a un Formula 1 a competir en una pista de rally.

El líder efectivo identifica el tipo de liderazgo de las personas para enfocarlas en ello

Apóstol Jesús Losa

Llegados a este punto, he de hacer una puntualización para dejar claro que enfocarse en los puntos fuertes no significa olvidarse de las debilidades.

¿QUE PASA CON NUESTRAS ÁREAS DÉBILES?

Lo que tenemos que hacer con ellas es minimizarlas al punto que nos sea posible. Es decir, el 20% de nuestro esfuerzo debemos enfocarlo a crecer o mejorar en la debilidad, pero el 80% del esfuerzo debe enfocarse en potenciar las fortalezas. Dicho de otra forma, hay que trabajar en las áreas débiles poco a poco, pero enfocarnos en las fortalezas para desarrollar todo nuestro potencial y cumplir nuestro propósito.

COMO LÍDERES DEBEMOS LIDIAR CON NUESTRAS DEBILIDADES POR MEDIO DE DELEGAR.

Apóstol Jesús Losa

EL MAYOR ENEMIGO DE LA EFECTIVIDAD

Quiero que prestes atención a lo que te voy a revelar: Cuando estamos ocupados parece que vamos a algún lugar, pero… ¡ESTAR OCUPADO NO SIGNIFICA QUE ESTÉS SIENDO EFECTIVO!

EL ENEMIGO DE LA PRODUCCIÓN ES LA MALA OCUPACIÓN

Apóstol Jesús Losa

En la primera parte de este mensaje hablé de las prioridades, porque tener prioridades implica que el líder siempre vaya un paso por delante. Pero ¿Cómo podemos ir un paso por delante? No lo haremos si hacemos muchas actividades, sino cuando tengamos la capacidad y costumbre de medir los resultados de nuestro trabajo.

PARA SER PRODUCTIVO HAY QUE MEDIR CONTINUAMENTE, REVISAR CUÁNTO HEMOS AVANZADO, PERO A DEMÁS, SABER LA DIRECCIÓN EN LA QUE ESTAMOS AVANZANDO.

Apóstol Jesús Losa

“EL REY UNGIDO CUIDANDO LAS OVEJAS”

David, después de ser ungido como rey, demuestra que sabe servir, confiar en Dios y obedecer, pues a pesar de haber sido nombrado y ungido como rey delante de su familia, podemos leer que a continuación siguió cuidando las ovejas de su padre, sin reclamar el trono por la fuerza, sin rebelarse contra su padre por la palabra profética recibida, y sin adelantarse a los tiempos, sino sometido a su autoridad que era su padre, esperando el tiempo del cumplimiento de la promesa, sin dejar de servir. ¡ESO ES LIDERAZGO!

Por eso cuando un grupo de endeudados, enlutados y amargados se reúnen en la cueva de Adulam, pero se encuentran con un verdadero líder como David, salen de allí transformados al punto que ya no se les conocía por cómo los cobardes de la cueva, sino como “Los valientes de David”. 

Si te ha gustado este artículo, te agradezco por darle Like y compartirlo.

INICIATIVA

SI TOMAS LA INICIATIVA, TE IMITARÁN

El único ingrediente más importante en la fórmula del éxito es saber relacionarse con la gente. —Theodore Roosevelt, presidente de Estados Unidos

A la gente no le importa cuánto sabes, hasta que saben cuánto te interesan.

La inclinación de Osler por el liderazgo se hizo evidente cuando era todavía un niño. Era un líder natural y el estudiante más influyente de su escuela. Siempre mostró una habilidad sobrenatural para relacionarse con la gente. Todo lo que Osler hizo hablaba de la importancia de establecer relaciones con los demás. Cuando llegó a adulto y se hizo médico, fundó la Asociación Americana de Médicos para que todos los médicos se unieran y compartieran información y se apoyaran unos a otros. Como maestro cambió la forma en que funcionaban las escuelas médicas, sacó a los estudiantes de las secas salas de conferencias y los llevó a las salas de los hospitales a interactuar con los pacientes. Creía que los estudiantes aprendían primero y mejor en relación con los mismos pacientes.

AL GRANO

La habilidad de trabajar con la gente y desarrollar relaciones es absolutamente indispensable para un líder efectivo. De acuerdo con un ejemplar de la revista Executive Female de mayo de 1991, se hizo un estudio entre los empleadores en el que les pedían las tres características más importantes que deseaban que tuvieran sus empleados. La característica que encabezaba la lista era la habilidad de relacionarse con las personas: 84% respondió que buscaban buenas habilidades interpersonales. Solo 40% anotó educación y experiencia en sus primeras tres. Si los empleados necesitan buenas habilidades para relacionarse con la gente, cuánto más necesarias serán para los líderes. La gente seguirá a la gente con la que está de acuerdo. Se puede tener don de gentes y no ser un buen líder, pero no se puede ser un buen líder si no se tiene don de gentes. ¿Qué puede hacer una persona para cultivar buenas relaciones como líder? Se requieren tres cosas:

1. Tener mente de líder, comprender a la gente

La primera habilidad de un líder es entender cómo piensa y siente la gente. Al trabajar con otros, reconozca que todos, ya sean líderes o seguidores tienen algunas cosas en común:

Les gusta sentirse especiales; por lo tanto, hágale cumplidos sinceros.
Quieren un mejor mañana, por lo tanto, muéstrele esperanza.
Desean que alguien los dirija, por lo tanto, navegue con ellos.
Son egoístas, por lo tanto, hábleles primero de sus necesidades.
Son poco emocionales, por lo tanto, estimúlelos.
Quieren éxito, por lo tanto, ayúdelos a ganar.

Aun cuando reconozca estas verdades, un líder todavía tiene que tratar a las personas como individuos. La habilidad de mirar a cada persona, entenderla y conectarse con ella es un factor fundamental en el éxito de las relaciones. Esto significa tratar a cada uno individualmente y no a todos por igual. Rod Nichols, experto en mercadotecnia dice que en los negocios, esto es particularmente importante: «Si usted trata con cada cliente de la misma forma solo logrará éxito en un 25 o un 30 por ciento de sus contactos debido a que solo se habrá acercado a un tipo de personalidad. Pero si aprende a trabajar efectivamente con todos los tipos de personalidades podrá tener éxito con el 100% de sus contactos. A esta sensibilidad se la puede llamar el «factor blando del liderazgo». Tienes que ser capaz de adaptar tu estilo de liderazgo a la persona a la que estás dirigiendo.

2. Ten corazón de líder, ama a la gente

Ser un líder es más que querer dirigir. Los líderes tienen empatía por otros y una aguda habilidad de encontrar lo mejor en las personas … no lo peor … al preocuparse verdaderamente por ellos».

Quien no ame a la gente no puede ser un líder verdaderamente efectivo, del tipo que la gente quiere seguir. El físico Albert Einstein, lo dijo de esta forma: «Somos extranjeros en esta tierra, cada uno viene para una corta visita, sin saber por qué, e incluso a veces con un propósito divino. Sin embargo, desde el punto de vista de la vida diaria hay algo que sabemos: que el hombre está aquí para el bien de otros hombres».

3. Extiende una mano de líder, ayuda a la gente

Le Roy H. Kurtz, de la General Motors, dijo, «Los campos de la industria están sembrados de los huesos de aquellas organizaciones cuyo liderazgo se corrompió al creer que era más importante tomar que dar … que no se dio cuenta que las únicas posesiones que no se pueden remplazar fácilmente son las humanas». La gente respeta a un líder que tiene en cuenta sus intereses. Si tú te concentras en lo que puedes poner en la gente en vez de en lo que puedes obtener de ellos, te amarán y respetarán; y esto crea una gran base para establecer relaciones.

REFLEXIONEMOS

¿Cómo es tu don de gentes? ¿Te mezclas bien con los extranjeros? ¿Interactúas bien con todo tipo de personas? ¿Encuentras con facilidad algo en común? ¿Cómo manejas la interacción a largo plazo? ¿Eres capaz de mantener las relaciones? Si tus habilidades relacionales son débiles, tu liderazgo siempre sufrirá.

CONVENCIMIENTO 
Para mejorar tus relaciones haz lo siguiente:

Mejora tu mente. Si tu habilidad necesita mejoramiento, comienza leyendo varios libros sobre el tema. Te recomiendo las obras escritas por Dale Carnegie, Alan Loy McGinnis, y Les Parrott III. Luego dedica más tiempo a observar y hablar con la gente para aplicar lo que aprendiste.

• Fortalece tu sensibilidad. Si como debería ser no te preocupan demasiado los demás, necesitas quitar la atención de ti mismo. Haz una pequeña lista de cosas que podrías hacer para añadir valor a tus amigos y colegas. Trata de hacer una de ellas cada día. No esperes hasta sentirte así para ayudar a otros. Actúa a su manera con sus sentimientos.

• Corrige una relación dolorosa. Piensa en alguna relación valiosa a largo plazo que se haya opacado. Haz lo que puedas por repararla. Ponte en contacto con la persona y trata de reconectarte. Si habías fallado, asume tu responsabilidad y discúlpate. Trata de entender mejor, amar y servir a esa persona.

View this post on Instagram

4 mitos sobre la felicidad 1. La felicidad pura. Falso. La felicidad coexiste con los problemas, es decir, no es verdad que la gente feliz no tiene problemas, las personas felices pueden tener depresión, ataques de pánico, miedos, presiones o inseguridad. – 2. Resolver un problema te hace más feliz. Falso. Hay personas que dicen: “Cuando me cure la depresión voy a ser feliz”, “Cuando termine de pagar mis deudas voy a ser feliz”. Lo cierto es que resolver problemas nos da alivio, pero no felicidad. Eliminar lo negativo no activa lo positivo. – 3. Es algo que se da. Falso. La felicidad no es algo que se da o que encontramos casualmente. La felicidad es algo que hacemos, algo que provocamos. La felicidad se construye día a día. – 4. Es sinónimo de placer. Falso. La felicidad muchas veces se confunde con hedonismo, sin embargo, el placer es una emoción superficial, mientras que la felicidad no lo es. Ejemplo, comer chocolate da placer, pero esa emoción es fugaz, y dura solamente lo que se tarda en comer el chocolate. – Tres niveles de felicidad. – 1. Activar las emociones positivas. Las emociones positivas duran mucho más tiempo que la felicidad. Recordar experiencias positivas, algún momento lindo que vivimos. Aunque todavía muchas personas creen que más dinero trae más felicidad, esto no es cierto, son las experiencias y no los objetos los que añaden felicidad a la vida. – 2. Fluir. El segundo nivel de felicidad se da cuando hacemos algo que nos apasiona, que nos hace perder la noción del tiempo y lugar, y cuando nos hablan, nos abstraemos, porque toda nuestra concentración está en hacer ese algo. Algunas actividades en las que muchas personas fluyen pueden ser: los deportes, el arte, la música, la cocina, las charlas con un amigo, etc. Cuando fluimos, las horas pasan y no nos damos cuenta, porque disfrutamos haciendo esa actividad aun cuando nos cueste. – 3. Tener un propósito. El mayor nivel de felicidad es encontrar un sueño más grande que nosotros mismos, vivir una vida con significado. Tener un propósito claro, enriquecerlo y perseverar en ese proyecto nos da un nivel de vida estable, que no encuentran quienes no saben para que viven, para qué sirven.

A post shared by Pedro Jimenez (@pedrovinonuevo) on

A %d blogueros les gusta esto: