Cambio de corazón

Comenzamos el año 2021 con un nuevo programa en Youtube y Spotify titulado #Reflexiones junto a mi esposa Jenifer Losa, y quiero compartiros el tema del que hablamos en nuestro segundo episodio. Este es un extracto de mi libro Gracias, la llave maestra, que podréis adquirir en amazon.

Ya sabemos que la forma más eficaz para lidiar con la salud del corazón es a través de la prevención, guardándolo y protegiéndolo a través de lo que enseña la palabra de Dios, pero es innegable que muchas veces conocemos esta verdad cuando ya nuestro corazón se ha visto afectado por la incredulidad, el juicio, o la amargura, entre otros, o que fallamos a la hora de ser preventivos, por tanto, es necesario que sea restaurado por Dios. En otras palabras, cuando nuestro corazón ya está contaminado, necesitamos la obra restauradora del Espíritu Santo para sanarlo.

Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

Ezequiel 36:26

Esta fue una promesa hecha por Dios, a través del profeta Ezequiel, a una sociedad con un problema muy recurrente, que les había acarreado consecuencias muy tristes y deshonrosas durante generaciones. Ese problema era la idolatría. ¿Qué es la idolatría, y por qué es un asunto tan grave a los ojos de Dios? Bueno, la idolatría es poner cualquier cosa o persona en el lugar que sólo le corresponde a Dios en nuestro corazón, es decir, el primer lugar.

Dios conoce perfectamente las consecuencias de practicar la idolatría, y por eso siempre instruyó a su pueblo para que se apartaran de ella, pues es un Dios amoroso que busca el bien de aquellos a quien ama. ¿Cuál es una de esas consecuencias? La dureza del corazón. Cuando quitamos a Dios del trono de nuestro corazón, ese lugar lo ocuparemos con cosas que consideramos más importantes o valiosas, e inevitablemente terminamos alejándonos de Él, lo cual deriva en la pérdida de su gobierno y protección, y nos deja a nosotros, y a aquello que tanto “valoramos”, fuera de su “jurisdicción”.

Por ejemplo, una esposa que idolatre a su marido, porque lo ama desmedidamente y no puede concebir una vida sin él, desplaza a Dios del primer lugar de su corazón para que lo ocupe su marido, sin darse cuenta de que él es humano y puede faltar, fallar, fracasar, herirla, o perder el control, y cuando esto suceda, puede terminar perdiendo todo lo que tanto valoraba, y seguramente, mucho más. Otro ejemplo puede ser la idolatría a una carrera profesional, al status social, a la posición dentro de la empresa, a los hijos, al dinero, al desenfreno sexual, etc. Todo lo que ocupa el primer lugar en nuestro corazón y nuestra mente, es idolatría.

El mayor y más recurrente problema del pueblo de Israel, desde que se convirtió en una nación en la tierra de Canaán, fue el de la idolatría. Definitivamente fracasaron en guardar su corazón de inclinarse a otros dioses y adorarlos, pero esta era en realidad la consecuencia de no haber guardado un mandamiento anterior dado por Dios: el de no mezclarse ni unirse en matrimonio con las gentes de los pueblos a quienes habían conquistado, o que les rodeaban tras la conquista. Aquí lo que Dios venía a decir era lo que enseña Proverbios 4:23: que debemos guardar nuestro corazón.

Dios esperaba que su pueblo actuara de manera preventiva, y por eso les dio unas instrucciones para prevenir lo que sabía que pasaría si no actuaban de esa manera, que se iban a terminar viendo envueltos en la idolatría que practicaban sus vecinos, si no cortaban lazos desde el principio. Sin embargo, el pueblo de Israel fracasó innumerables veces en seguir estas instrucciones, y finalmente terminaron fracasando moralmente, arrastrados por las mentalidades idólatras de los pueblos con quienes se mezclaron, llegando incluso a sacrificar a sus hijos en rituales paganos, o participar en ritos religiosos con prácticas sexuales, entre otros.

Este tipo de actitudes siguen siendo comunes en nuestra sociedad contemporánea, y Dios aún sigue advirtiéndonos de los peligros que representa para nosotros la idolatría. Quizás ya no se trate de rituales sangrientos y crueles, o ídolos de madera (excepto en la iglesia católica), pero podemos caer fácilmente en idolatría hacia el dinero, por ejemplo, pues la biblia lo llama “Señor” (Vea Mateo 6:24), y tristemente hay muchas personas que son siervas del dinero, en lugar de hacer que sea el dinero quien les sirva. Quien “ama” tanto al dinero que termina idolatrándolo, endurece su corazón contra los pobres y necesitados, por ejemplo. Quien idolatra el sexo termina endureciendo su corazón hacia las personas, y termina tratando a los demás como objetos para satisfacer su deseo. Quien idolatra a su pareja, endurece su corazón contra su familia, o incluso, contra sí misma o sus hijos/as, sin importarle el sufrimiento que pueda causarle a otros, nada más que a su pareja. Quien se idolatra a sí mismo, endurece su corazón contra el mundo, y sólo busca el beneficio propio. Y así, muchos más casos de idolatría que derivan en dureza del corazón.

Cuando ya nuestro corazón está endurecido a causa de la idolatría, solamente Dios puede obrar de modo que esta dureza deje de afectar nuestra salud espiritual, y su forma de hacerlo es cambiando el corazón de piedra por un corazón de carne. Esta es una de las manifestaciones del poder de Dios más extraordinarias que podemos experimentar. 

A un primer nivel, Dios cambia nuestro corazón cuando nos arrepentimos de nuestro pecado y le recibimos en nuestra vida como Señor y Salvador. Es en ese momento cuando decidimos dejar de servir a otro “Señor” para entregarle nuestra vida a Él, y de inmediato recibimos lo que se conoce como “conciencia de pecado”, la cual es activada por el poder del Espíritu Santo, y que antes no podíamos experimentar por la dureza de nuestro corazón.

Sin embargo, durante nuestra vida como creyentes podemos llegar a endurecer de nuevo nuestro corazón, quizás no del todo, pero sí en algunas áreas. Por ejemplo, podemos caer en la trampa de la religiosidad o la falta de compasión, y de nuevo necesitamos que Dios cambie nuestro corazón, o arranque esa dureza. Cuando experimentamos ese cambio del corazón, inmediatamente comienza un cambio total en nuestras vidas, pues como ya hemos explicado anteriormente, de nuestro corazón mana la vida, y de un corazón endurecido no puede salir nada bueno, mientras que de un corazón “de carne” fluye la vida de Dios a través nuestra.

Quizás ahora mismo usted reconozca que hay una dureza total, o parcial, en su corazón, o que en su corazón no es Dios quien ocupa el primer lugar, es decir, que está idolatrando algo más como sus hijos, dinero, carrera, pareja, etc. Si es así, le invito a que le pida a Dios que cambie la dureza de su corazón, y le dé un corazón de carne, compasivo, amoroso, perdonador, paciente, bondadoso, etc. Este es el momento de que renuncie a toda idolatría, y que le dé a Dios el lugar que le corresponde en su corazón, pues sólo así Él podrá gobernar su vida, y bendecir así todo aquello que usted ama y le importa. 

UN CORAZÓN ENDURECIDO O IDÓLATRA NO PUEDE SER UN CORAZÓN AGRADECIDO.

Juan Camilo Vélez

En los próximos episodios, y mis próximos posts, vamos a continuar describiendo los métodos usados por Dios para restaurar nuestro corazón, de modo que podamos experimentar la vida plena que nos promete. ¡No te los pierdas!

La esencia del evangelismo Pt3

Mucho se habla del evangelismo, cómo hacerlo, cómo ser efectivos al hacerlo, etc. Pero muchas veces se pierde la esencia del evangelismo, porque se pierde la esencia del mensaje que debemos compartir. Hoy quiero enseñaros un poco sobre esto.

¿Cómo vencemos el miedo a evangelizar?

El miedo se pierde cuando haces algo muchas veces, o directamente cuando lo enfrentas. Sin embargo, te voy a decir algo. Cuando tú sabes que tienes el poder de Dios, no te da miedo salir a la calle, porque sabes que Él te va a respaldar. Como ya sabes que vas a demostrar a Dios por medio de una palabra de ciencia, profecía, etc… no te da miedo.

Es como el policía que sale a patrullar con todos los medios que le da el gobierno, su pistola, su porra, sus esposas, su radio para pedir refuerzos, etc. Si sabes que Dios te respalda, y recibes el poder, esos recursos divinos te dan seguridad.

Entonces, ¿Todos podemos realizarlo?

¡Claro que sí! Es más, todos debemos evangelizar. Sin embargo, como ya te dije antes, no hay un método. Es verdad que quizás no todo el mundo se desenvuelve igual de bien en las calles, sobre todo, aquí en Europa que la gente es muy dura de corazón, pero por ejemplo, como hacía mi papá, mientras vas a comprar algo, si estás lleno de poder y Dios te da una palabra para alguien, ahí puedes soltarle la palabra.

En realidad, puedes evangelizar en cualquier momento, ya sea en las calles o en una tienda, o en el cine, etc. Tenemos el mismo Dios, tenemos el mismo mensaje, la pregunta es ¿Estás disponible para Dios?

Por ejemplo, yo me di cuenta que lo mío era evangelizar en la calle desde que empecé a salir a predicar en las calles, ya no sólo con mi padre sino con los grupos de evangelismo de la iglesia, y veía el respaldo de Dios con su poder, palabras de ciencia, la gente aceptando a Cristo en su corazón, etc. A demás de la pasión por las almas que Dios ha puesto en mi corazón. Pero nada de esto hubiera sucedido si no hubiera salido de mi zona de confort y enfrentado el miedo, y… ¡eso mismo puede pasarte a ti!

¿Quieres saber más sobre evangelismo? No te pierdas mis próximas publicaciones. Gracias por compartir esta entrada con todos tus contactos. Bendiciones.

Restaurando el corazón

Comenzamos el año 2021 con un nuevo programa en Youtube y Spotify titulado #Reflexiones junto a mi esposa Jenifer Losa, y quiero compartiros el tema del que hablamos en nuestro primer episodio. Este es un extracto de mi libro Gracias, la llave maestra, que podréis adquirir en amazon.

Es importante que entendamos la necesidad de ser libres de todas las influencias tóxicas, que afectan no sólo nuestro corazón, sino también todo lo que sale de éste. Por tanto, quiero enseñarle cómo trabajar esa restauración para tener un corazón sano y conseguir que se mantenga de esa forma, de modo que continuamente usted pueda sacar “del buen tesoro de su corazón” todo lo bueno, incluyendo una actitud de agradecimiento genuino.

Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

Proverbios 4:20-23

La restauración de nuestro corazón es un asunto espiritual que depende por una parte de nuestra propia voluntad, y por otra parte de la obra del Espíritu Santo en nosotros. Como acabamos de leer, corresponde a nosotros el acto voluntario de buscar, interiorizar, meditar y caminar en la palabra de Dios, la cual revela su voluntad buena, agradable y perfecta para nuestra vida (Vea Romanos 12:2).

Cuando conocemos o “comprobamos” la voluntad de Dios, entendemos que Él está dispuesto a sanar y restaurar nuestro corazón, una vez que lo hemos rendido a Él. Además, tras rendir nuestra voluntad a Dios, debemos cuidar y monitorear la situación de nuestro corazón continuamente, pues es responsabilidad nuestra impedir que se contamine con cualquier actitud o emoción tóxica, que termine por deteriorar nuestra salud espiritual.

¿Cómo cuidamos nuestro corazón? Al igual que con la salud física, la mejor forma de actuar para cuidar nuestra salud espiritual es la prevención. Es decir, actuar de antemano, para evitar tener que intervenir cuando el daño ya esté hecho. Para ello contamos con una herramienta muy eficaz, pero tristemente poco aprovechada, que es la palabra de Dios. Es en la biblia donde encontramos los principios de vida que nos asegurarán una salud espiritual, emocional, e incluso física, plena.

Según el versículo anterior, podemos ver esta verdad y sus características claramente definidas:

  • Somos exhortados a prestar atención a la enseñanza bíblica.
  • Debemos “ver” a través de lo que nos enseña la biblia.
  • La enseñanza bíblica no debe ser información procesada mentalmente, sino revelación guardada en el corazón.
  • La enseñanza bíblica garantiza una vida plena, incluyendo sanidad en cualquier área.
  • Actuando de esta forma protegemos el corazón, que es de donde vivimos o experimentamos lo que enseña la biblia.

Aquí vemos cómo se cumple lo que enseñaba anteriormente, que la restauración de nuestro corazón depende por una parte de nuestra voluntad, y por otra, de la obra del Espíritu Santo, puesto que nuestra parte es estar atentos, prestar atención, inclinar nuestro oído, y no permitir que se aparte de nuestros ojos, es decir, adquirir un hábito de lectura y comunión con la palabra de Dios, y cuando hagamos esto, entonces el Espíritu Santo, que es el inspirador de esta enseñanza, la cargará de vida y la grabará en nuestro corazón.

Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.

Deuteronomio 11:18

Podríamos decir que nuestro corazón es el “filtro” por el cual Dios hace que fluya su voluntad, no sólo para nuestras vidas, sino para nuestro entorno o esfera de influencia. Es decir, Dios revela su voluntad a través de su palabra -la biblia- pero ésta debe ser leída, escuchada, meditada e interiorizada por nosotros, de modo que se establezca en nuestros corazones, y una vez esto suceda, desde allí se manifiesta exteriormente. Por esto es importante chequear la salud de nuestro corazón con regularidad, porque una vez se deteriora o contamina, la vida que emana de él afecta nuestras palabras, acciones, entorno y relaciones negativamente, mientras que, cuando nos mantenemos conectados con Dios y su palabra, el resultado es que de nuestro corazón saludable fluirá una vida saludable y plena.

El corazón del hombre es el filtro por el cual la voluntad de Dios es revelada a través de su palabra, para ser manifestada en la tierra.

Juan Camilo Vélez

Ya sabemos que la forma más eficaz para lidiar con la salud del corazón es a través de la prevención, guardándolo y protegiéndolo a través de lo que enseña la palabra de Dios, pero es innegable que muchas veces conocemos esta verdad cuando ya nuestro corazón se ha visto afectado por la incredulidad, el juicio, o la amargura, entre otros, o que fallamos a la hora de ser preventivos, por tanto, es necesario que sea restaurado por Dios. En otras palabras, cuando nuestro corazón ya está contaminado, necesitamos la obra restauradora del Espíritu Santo para sanarlo.

En los próximos episodios, y mis próximos posts, vamos a enumerar algunos de los métodos usados por Dios para restaurar nuestro corazón, de modo que podamos experimentar la vida plena que nos promete. ¡No te los pierdas!

Entre más pecamos más gracia recibimos?

Para empezar con este escrito primero vamos a definir lo que significa pecado:

El pecado es todo aquello que nos separa de Nuestro Creador. En la teología moral se lo considera «un acto malo, o la omisión culpable de un acto bueno obligatorio». Por extensión, se denomina pecado a todo aquello que nos aparta o separa de hacer lo correcto y justo, o que falta a lo que es debido. 

Hoy en día nos encontramos con un sinnúmero de personas que ven el pecado como algo rutinario y nada fuera de sí, y es que la maldad ha crecido tanto en sus corazones a tal punto que el fallar o pecar contra Dios se vuelve algo normal.  Ahora bien quiero volver al título de este escrito ¿qué tan cierto es eso de que cuanto más peco, más gracia recibo? Algunos falsos maestros le dan una respuesta positiva a esta pregunta, pero esa afirmación es todo mentira producto del tipo de mentalidad que hoy en día Satanás está poniendo en la mente e incluso en los corazones de mucha gente. Si bien es cierto que cuando cada uno de nosotros le falla a Dios, podemos recurrir a Él y perdonará nuestras fallas porque su misericordia siempre nos está abrazando, pero esto no quiere decir que tenemos licencia para pecar ya que Dios siempre nos perdonará. En Romanos 6 nos encontraremos que Pablo nos enseña que el pecar más no recibiremos más gracia, de hecho esto no puede ser posible puesto que una vez que hemos sido justificados, ya no podemos vivir más en la carne. 

Ahora bien, el hecho de que ya hayamos muerto al pecado no quiere decir que nuestra naturaleza pecaminosa murió justamente con Jesúsen la Cruz. Hay una gran diferencia entre ser pecador y estar pecando, y es que el vivir pecando nos aleja de la gracia de Dios, caso contrario pasa en ser o tener una naturaleza pecaminosa. Podemos renunciar al pecado pero no a nuestra naturaleza pecaminosa ya que ésta se encuentra totalmente aliada con el pecado. Es por eso que Dios nos reviste de coraje para que podamos decir NO al pecado y decir SÍ a la gracia de Dios en nosotros. 

Jesús murió para librarnos de la condenación del pecado, Él dio fin al pecado que nos condenaba y una vez éste muere, nosotros morimos juntamente con él.

Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. Romanos 6:11

Con esto quiero que usted entienda que Jesús ya pagó el precio por todos nuestros pecados, y una vez muriendo en la Cruz el pecado murió juntamente con Él, por tanto como el pecado que nos condenaba murió en la Cruz, ya no tiene ninguna potestad sobre nosotros y tampoco nos puede exigir lealtad y mucho menos somos esclavos más de él. Ahora disfrutamos de un nuevo diseño y de una nueva esencia, no quiere decir que somos perfectos ya una vez siendo revestidos del nuevo hombre, pero estamos en proceso de renovación (Efesios 4; Col 3) 

Ahora bien pecamos no porque el pecado en sí nos exija pecar sino que pecamos porque nosotros mismos somos culpables de abrirle la puerta. Cuando pasa esto nos convertimos en esclavos de pecado, pero Cristo en la Cruz nos justificó y nos limpió de todo pecado. Ahora es desición nuestra si le damos entrada a nuestra vida al pecado o dejamos que la gracia de Dios alumbre en nuestros corazones.

Seguimos siendo esclavos pero ahora tenemos un nuevo dueño. 

Entonces ¿cómo podemos renunciar a las ganas de pecar puesto que aún seguimos “contando” con nuestra naturaleza pecaminosa? La solución está en mantener una relación tan cercana e intima con Dios de modo que conozcamos cuál es la voluntad de Dios para nosotros.

Pasos de fe

Debemos tener en cuenta que cada día que pasa damos pasos de fe en todo aquello que esperamos de Dios y sus promesas. Durante los tiempos antiguos los hombres y mujeres de Dios caminaban bajo una palabra de fe que los dirigía bajo una confianza firme en Dios.

Y aunque no veían en lo natural aquello que esperaban se cumpliera su fe los mantenía firme y sus pasos seguros en las promesas de Dios para ellos y sus descendencia. A través de las escrituras vemos que se mencionan hombre que eran dirigidos bajo una palabra de Dios dando pasos de fe ha lugares donde fluye leche y miel, unos de ellos vemos el padre de la fe Abraham quiero basarme en la historia de el en sus pasos de fe.

En libro de Génesis Dios habla ha Abraham diciendo sal de tu tierra y de tu parentela osea todo y ve a la tierra que yo te mostraré. Este es el reto para Abraham de empezar ha dar pasos de fe bajo una palabra dada por Dios que lo dirigía ha una tierra que el no conocía. Abraham tomaba la palabra de salir de ur de los caldeos dando pasos de fe hacia la tierra que sólo Dios conocía y tenía preparada para el y su descendencia o que darse en el sitio donde estaba y vivir en la zozobra o dar pasos de fe ha lo mejor que Dios tenéis preparado para el.

Dios nos da un ejemplo claro en esta historia bíblica que debemos aprender ha dar pasos de fe hacia los d esconosido bajo una palabra que nos diriga al objetivo, ha lo grande, ha esa tierra prometida que fluye leche y miel. Pero claro está depende de nosotros si deseamos dar esos pasos de fe dejar todo y movernos en fe hacia donde Dios nos indica y confiar plenamente en esa palabra.

Nosotros decidimos salir de donde estamos o que darnos pero perder lo que Dios ha preparado para nosotros. O decidimos salir y dar pasos de fe bajo la dirección de Dios y llegar donde el siempre ha deseado vernos.

Génesis:12:1,2 NVI

1-El señor le dijo a Abram: deja tu tierra y tus parientes y la casa de tus padre, y vete a la tierra que te mostraré . 2-Haré de ti una nación grande, y te bendecire: haré famoso tu nombre y serás de bendición.

El Trono o La Corona

— Paréntesis: te recomiendo leer en La Biblia: Josué 1-4, Salmo 51:10, Salmo 32:3-5, Proverbios 4:23 para entender aún mejor el escrito.

Es realmente sorprendente ver cuan sutil es Dios en gran cantidad de cosas, el nivel de detalle y cuidado que tiene de cada cosa y bien cierto es que todas las cosas obran para el bien de aquellos que lo aman y conforme a su propósito son llamados, cabe destacar que tan importante como amar y ser llamado, es responder con un corazón correcto a ambos. Confiar en el proceso puede resultar muy frustrante y aunque parece que retrocedes, cuando confías en que los pensamientos de Dios y sus formas son mayores que las nuestras, te das cuenta que lo más ilógico para nosotros, en su inmensa sabiduría, es lo más efectivo del mundo. Conocer más que la tierra prometida, al que la dio, es la clave para llegar a conocer no solo tú sueños más profundos. Sino más allá, cosas que jamás te habrías imaginado. Como buen padre, Dios nunca daría algo que no sea beneficioso para sus hijos, pero en nuestra obsesión y sed de control a veces perdemos de vista lo importante, comenzamos a patalear porque reclamamos justicia, nuestra justicia, cuando la verdadera justicia tiene otro significado al que te refieres en ese momento. Basta echar un vistazo al Calvario para darse cuenta de lo que implica. Dar por gracia, no siempre es lo más sexy pero es lo más lindo, ¿Entiendes?

Muchas veces queremos adelantarnos a los procesos de Dios, queremos correr como quizás a Josué le habría gustado, en la historia de la transición de Egipto a Canaan. Resulta que cuando Él te promete algo, no siempre es necesario que la promesa sea cumplida de inmediato, a veces hacen falta 40 años (figurativamente, eso espero jajaja), para que tu corazón sea procesado y que la bendición no se convierta en otra cosa para la cual no fue diseñada. Lo cierto es que sin Dios no hay Tierra prometida, como siempre digo. Una vez que Dios da la promesa en ocasiones deja un tiempo de espera, en esta historia, fueron tres días. No sé a ti, pero eso a mí me lleva a la numerologia, que traduce ese tiempo en perfeccionamiento del carácter. Perfección es madurez, crecimiento, desarrollo, consagración y preparación. Y eso era lo que Dios venía haciendo después de esos dos meses. Enterrar Egipto y dejarlo de este lado del Jordan no será fácil lo se por experiencia, pero hasta que no lo hagas no estarás capacitado para cruzar ese río, reconocido popularmente por determinar entre la vida y la muerte. Pero es que cuando dejas que sea a la forma de Dios y no a la tuya o cuando yo dejo que sea a su forma, mediante el proceso que Él quiere para mi, cuando escojo y confío en que lo que Él tiene para mi es mejor que lo que yo mismo busco para mi mismo, es que tendré acceso a ese más. Basta echar un vistazo las palabras de Jesús en Mateo 10:39. Dios está interesado en bendecirte incluso más que tú mismo(a). 2 Timoteo 2:12; 1 Pedro 2:20.

¿Y qué tiene que ver todo esto con el título de este escrito?

¡Vamos allá! Cuando David comete uno de los más grandes errores en su vida, recuerda algo, algo que ya desde antes de entrar a la corte lo caracterizaba, fue su corazón. La importancia que tenía para Dios y lo que lo diferenciaba de Saúl y posteriormente de Absalón. ¡No quiero ser ninguno de ellos! Quiero mantener el corazón de David, conforme al de Dios, puro y un espíritu recto delante de Él, antes que de cualquier otro. Puesto que al final del día lo que Él ve es lo que no se ve a simple vista. No quiero tampoco que pase como en Salmo 32:3-5, non quiero que mis huesos se sequen por falta de búsqueda de lo importante. ¿Qué tanto harías o dejarías por causa suya? Dejarías el trono por obtener La Corona. Serías como Absalón que dejo que su ambición por la vanidad lo llevará a pelear en contra de su padre o como Saúl que prefirió congraciarse delante de los hombres, antes que delante de Dios. En cada uno de nosotros hay un trocito de cada uno de estos tres. Pero yo elijo La Corona, la de vida eterna, al Señor antes que un título o antes que una relación, antes que Egipto o antes que otra cosa que no sea conocer su corazón y mantenerme cerca de Él. Poder mirarlo a cara descubierta sin sentir la vergüenza que sintieron Adán y Eva en el huerto del Edén. Quizás haya crisis, y no hago vista gorda a la necesidad, creo debemos producir soluciones creativas para ellas, puesto que Jesus se interesa por lo que a ti también. Pueden haber diferentes tipos de crisis para cada tipo de persona, pero Dios tiene cuidado de cada cabello de cada una de ellas. Delante de la corte del Rey elijo entregar mis tronos del yo y mis méritos para tener un corazón conforme al suyo, elijo multiplicar los talentos que Él me ha dado para que produzcan cosas que cambian vidas y transforman naciones. Uno que se da por sus amigos, uno que ama a pesar de saber que será dañado, pero elijo confiar antes que levantar murallas en mi interior. Prefiero que sus pasos derriben mi murallas de Jérico y ser llamado por el nombre que Él me ha dado. Al final del día, ni huestes ni tempestad porque los vientos en mi interior enmudecen cuando Él habla. De Él viene mi socorro y Él es mi pronto auxilio, castillo fuerte y roca mía, de nadie temeré si Él me ha prometido vida, Al final del día elijo que él sea glorificado y que lo conozcan a Él y me jactaré de mi debilidad si sirve para que Él se glorifique.

Cuándo se pierde la riqueza nada se pierde. Cuándo se pierde la salud, algo se pierde. Cuándo se pierde el carácter, todo se pierde.

Billy Graham

Gózate en medio de la prueba, no quites las semillas y no cortes las espigas cuando puedes cortar de paso el trigo, las cosas buenas pueden irse en el intento de quitar las malas, las aflicciones al perseverar pueden producir victorias. Alégrate, agradece y confía en sus procesos, pues si lo gestionas bien, te llevarán a obtener La Corona de Vida (Isaías 28:5).

Pues estoy a punto de hacer algo nuevo. ¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves? Haré un camino a través del desierto; crearé ríos en la tierra árida y baldía.

Isaias 43:19 NTV

En medio de la prueba, en medio de la crisis, en medio de la espera, adora y levanta Su Nombre en alto.

La esencia del evangelismo Pt2

Mucho se habla del evangelismo, cómo hacerlo, cómo ser efectivos al hacerlo, etc. Pero muchas veces se pierde la esencia del evangelismo, porque se pierde la esencia del mensaje que debemos compartir. Hoy quiero enseñaros un poco sobre esto.

Mi experiencia personal

El evangelismo en la calle lo he vivido desde que nací, porque mi padre, el Pastor Vicente Losa, es un evangelista apasionado, y mi evangelista preferido.

Recuerdo, cuando íbamos por la calle cuando yo era pequeña, salíamos a comer o a cualquier lugar, y él comenzaba a soltar una palabra de ciencia, o a predicar osadamente mientras estábamos en el cine o en cualquier lugar. Pero, a demás, lo he visto siempre clamando y orando por las almas, y luego, saliendo y preparando equipos de la iglesia para evangelizar en grupo.

Así es como yo llegué a evangelizar la primera vez. En el colegio yo le predicaba a mis compañeros, y hasta me dejaron dar una lección en clase de religión, porque yo veía a mi papá predicar y seguía su ejemplo, y eso fue lo que hice. Así comencé.

Después comencé a salir a evangelizar con el equipo que mi padre había preparado en nuestra iglesia, y ahí hemos vivido absolutamente de todo, desde demostraciones increíbles del poder de Dios, hasta insultos, intentos de agresión, etc. En otra ocasión os contaré alguna experiencia concreta…

¿Existe una fórmula para realizar el evangelismo?

No existe una fórmula única para evangelizar, pero lo que sí existe es un principio bíblico para hacerlo. Como ya he escrito anteriormente, debemos evangelizar con poder y demostración del Espíritu Santo. Pero, como enseña el Apóstol Pablo, todo lo que hagamos tenemos que hacerlo desde el amor, y sin amor, nada de lo que hagamos merece la pena.

Así es como superas la vergüenza, sacas de tu tiempo para ir a la calle, u oras y clamas por las almas, cuando el amor de Dios por las personas llena tu corazón. Pero, evidentemente, sin ese amor, aunque vayamos a predicar, nuestro mensaje estará vacío y no transformará las vidas.

Así que no existe fórmula como tal, pero si dijéramos que hay una fórmula, sería:

AMOR + PODER = EVANGELISMO EFECTIVO

Jenifer Losa

¿Quieres saber más sobre evangelismo? No te pierdas mis próximas publicaciones. Gracias por compartir esta entrada con todos tus contactos. Bendiciones.

La esencia del evangelismo

Mucho se habla del evangelismo, cómo hacerlo, cómo ser efectivos al hacerlo, etc. Pero muchas veces se pierde la esencia del evangelismo, porque se pierde la esencia del mensaje que debemos compartir. Hoy quiero enseñaros un poco sobre esto.

Lo primero sería definir lo que es evangelismo. Evangelizar significa compartir el mensaje del evangelio del reino. ¿En qué consiste ese mensaje? Jesús lo decía claro con dos acciones: ARREPENTÍOS Y CREED.

Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Marcos 1:14-15

¿Arrepentirse de qué? De vivir en pecado y separados de Dios. Y ¿Creer en qué? En que Jesús es el hijo de Dios y que dio su vida por las personas, para que puedan convertirse en hijos de Dios.

Sin embargo, antes de que Jesús ascendiera al cielo, nos dio una clave acerca del evangelismo, y es que nos lo dejó como un mandato para la iglesia:

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Mateo 28:19

Por último, necesitamos una herramienta importantísima para poder evangelizar, y esa herramienta Jesús nos la dejó tras su ascenso al cielo:

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hechos 1:8

Ahora sí, ¿cómo es hacer evangelismo en la calle? Pues es cumplir con el mandato de Jesús de predicar el evangelio, llevando a las personas para que se arrepientan y crean, pero hay que hacerlo con el poder del Espíritu Santo, porque sino nadie se va a arrepentir, ni mucho menos va a creer.

La gente necesita que le demostremos a Dios, y no sólo que lo prediquemos. Así es como lo hacía uno de los mayores evangelistas de la historia, el Apóstol Pablo:

y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,

1ª Corintios 2:4

Cuando salimos a evangelizar a las calles, nuestra principal herramienta tiene que ser el poder. Los tratados y los folletos pueden servir de apoyo, pero ni un tratado, ni un folleto, ni una biblia debajo del brazo va a ser tan efectivo como predicar con poder, sanar a la gente, dar palabra de ciencia, profetizar, etc.

¿Quieres saber más sobre evangelismo? No te pierdas mis próximas publicaciones. Gracias por compartir esta entrada con todos tus contactos. Bendiciones.

7 Creativos

¿Alguna vez te has enfrentado al reto de tener que hacer una pieza creativa y descubrirte bloquedo(a) sin saber qué hacer? Bien pues aquí te dejo algunas recomendaciones para reducir las veces que tengas que enfrentarte a estas situaciones incomodas y desarrollar tu habilidades creativas. Recuerda que el mundo necesita tus ideas, lo que Dios pone y ha depositado en ti es único y tu autenticidad, tu apuesta creativa necesita ser desarrollada, no solamente por la pasión que tanto tú como yo sabemos lo satisfactorio que es crear algo y sentirte orgulloso de lo que tus creaciones, además de eso toda cosa buena es dada del cielo y todo don es otorgado para que podamos ser canales de bendición.

Así que sin más te dejo unos cuantos tips. Recuerda disfrutar del camino y feliz semana.

Disciplina y constancia

Apuesta por tus ideas y aléjate de los ladrones y asesinos de sueños. Rompe los esquemas y las barreras, muchas de ellas nos las ponemos nosotros mismos. Realmente nuestros peores enemigos somos nosotros mismos. Proponte metas y traza rutas de pequeños pasos, recompénsate cuando logres avances y no dejes de construir nuevos logros. Nunca vivas de glorias pasadas y menos dejes que tu orgullo trace tu rumbo.

Equilibrio

El Pastor Pedro Jiménez nos habla en sus publicaciones la forma en la que podemos tener paz. Es importante no solo mantener el orden externamente, lo externo es un reflejo de lo interno, la inteligencia emocional y la salud mental como la salud espiritual son cruciales y afectan de forma importante tanto lo que hacemos como los que decimos. Las horas de intimidad con Dios hacen efectivos los minutos con los hombres.

Curiosidad

Percibe y observa todo tu alrededor, busca lo inesperado, cuantas más casas percibas, mejor. Cuestionarlo todo te llevará a comprender y descubrir nuevos universos, incluso cuando las respuestas parecen obvias, de hecho has preguntas sobre todo si las respuestas parecen obvias. Maravíllate y sorpréndete por todo, los niños lo hacen mucho y son super creativos. Cuando lo hagas veras genialidades y se te ocurrirán muchas. Inspírate en otros sin ser una copia de ellos.

Intencionalidad

Pasa que con el paso de los años usualmente un adulto deja de ejercitar esa creatividad, que como un músculo si no se usa, se atrofia. Pasa que con el paso del tiempo perdemos curiosidad y dejamos de emocionarnos por cosas nuevas, por el cambio, nos volvemos más resistentes al cambio y más opuestos al crecimiento. Disfrutamos menos el camino y en ocasiones sacrificamos lo importante por lo urgente. El proceso creativo es uno de los caminos más lindos y se disfruta con cariño y con pasión. Al final, nuestras creaciones llevan rasgos característicos de quien los crea y quien los crea expone sus sentimientos a través de sus obras.

Descansa

Nuestro cerebro no funciona con la misma intensidad por largos periodos de tiempo. Nathaniel Kleitman descubrió que despiertos experimentamos los mismos ciclos de que cuando descansamos. Se recomienda trabajar con descansos periódicos con un descanso físico y mental.

Orden

Una vida desordenada es un reflejo de una vida en la que las prioridades no están claras y en las que la disciplina es una carencia. No llegarás a la meta si no estás dispuesto a más que hacer que valga la pena, hacer es valga el esfuerzo, si no pagas el precio ¿Por qué deberías tener algo en lugar de otra persona que sí lo está? Los que tienen mentalidad de reino saben que deben tener un estilo de vida distinto al de los demás, que el orden en su vida traerá consecuencias deseadas para el reino y que si estás bajo el gobierno de Dios, además de sus mandatos, tienes su respaldo cobertura, promesas y recursos.

No se puede tener revelación de Dios y mantenerte dentro de tus limites. Dios rompe barreras y Jesús no se conforma a estereotipos, el Espíritu Santo te lleva más allá de tus fronteras.

Si has llegado hasta aquí quiero agradecer tu interés por formar parte de la comunidad de creativos y no conformarte con poco ¡Gracias! Gracias por aportarnos tanto y a pesar de todo lo duro que pueda llegar a ser el camino, gracias por superarte a ti mismo(a) a diario y buscar aportar y ser parte de la solución. Por cierto, no se si lo has notado ya, pero estos 7 creativos se resumen en uno solo, ese es tu decisión. Así es, “DECIDO” viene a crear la diferencia entre la superación o el conformismo a tus limites 🙂

¡Un abrazo fuerte y un trillón de bendiciones!

Si quieres ver lo que creo te dejo por aquí el enlace a Seven Aleph

¿Malogra tu alma?

El coaching, es una herramienta de desarrollo del potencial personal, que utiliza varias metodologías, para lograr sus fines, entre esas las preguntas poderosas.

Jesus les hizo 2 preguntas muy poderosas a sus discípulos, que aún tienen vigencia, son las siguientes:

#1 Pues, ¿qué provecho sacará el hombre si gana todo el mundo, pero malogra su alma? 

#2 O, ¿qué dará el hombre a cambio de su alma? (Mateo 16:26-27)

Con respecto a la pregunta #1, les referiré, el ejemplo de Jeff Bezos, el dueño de Amazon, el hombre más rico del mundo; este hombre hace dos años dejó a su esposa, con la que estuvo casado por 20 años, por su amante, al analizar esto, es evidente, que el tenia una carencia afectiva o emocional, que su matrimonio no estaba satisfaciendo, por ende, busca en otra relación alterna, siendo el matrimonio un contrato de exclusividad. Asi mismo es notable su carencia de lealtad, por consiguiente, el dinero “Ganar todo el mundo”, no lo salvó de malograr su alma, al cometer adulterio de esa forma y pagar el divorcio más caro de la historia; esa fortuna que el logró ganar, no pudo llenar estas carencias que estaban en su corazón. 

Hoy nosotros sabemos, que “el dinero no compra la felicidad”, pero seguimos decidiendo mal, al darle prioridad al dinero en nuestras vidas, al dejar, que el sistema o corriente del mundo, determine tu valorar o identidad de acuerdo a ¿Cuanto dinero tu puedes producir?, en contraposición, de buscar las cosas celestiales, Ese Tesoro, que es ¡Jesús¡.

Entonces, la pregunta poderosa de hoy sería ¿Esa meta que deseas lograr implica malograr tu Alma?.

.

La pregunta #2, Jesus a través de esta declaración quiere que veamos, que tenemos un regalo, muy precioso, invalorable, único y especial, nuestra ALMA, el mismo se define como El Guardián de nuestras Almas(1 Pedro 2:25), y debemos empezar a cuidar de ella, con lo que vemos, hablamos, pensamos y decidimos.

Por eso, por medio de Apertura & Plenitud queremos, acompañarte en ese proceso de introspección, de mirar a adentro, de vuelta al ser interior, y donde se gestan los mayores cambios que hemos podido ver a nuestro alrededor.

Sigueme en instagram @aperturayplenitud

Facebook Apertura & Plenitud

Gmail: aperturayplenitud@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: