Resplandece en el corazón

La Biblia enseña que Dios es luz, y que en Él no hay lugar para las tinieblas. Así mismo es un corazón en el cual resplandece la luz de Dios, pues ésta lo llena todo y desplaza la oscuridad de nuestro interior.

Con este artículo quiero hablarte sobre esto, así que… ¡Vamos allá!

Restaura el amor fraternal en el corazón

Dios quiere restaurar las relaciones familiares, y para hacerlo, necesita trabajar en nuestro corazón, pues una vez más, es la clave para nuestra forma de relacionarnos, esta vez, en el núcleo familiar.

Con este artículo quiero hablarte sobre esto, así que… ¡Vamos allá!

Llena de alegría el corazón

Es innegable que un corazón herido es incompatible con una vida llena de alegría genuina. Por eso Dios nos ofrece una llenura que inunde cada aspecto de nuestra vida, de modo que no esté marcada por los quebrantos o heridas del pasado, sino que fluya en consonancia con ese regalo que es la alegría.

Con este artículo quiero enseñarte a recibir esa alegría, así que… ¡Vamos allá!

Pesa el corazón

La biblia destaca una característica a tener en cuenta de nuestro corazón, y es que es engañoso por naturaleza. Por tanto, cuando se trata de tomar decisiones que meditamos en nuestro corazón, éste nos hará creer que estamos siempre en lo correcto, pero en muchas ocasiones tomamos decisiones con motivaciones encubiertas y equivocadas.

Con este artículo quiero enseñarte a lidiar con ellas, así que… ¡Vamos allá!

Sana el corazón quebrantado

Los episodios dolorosos de la vida, por desgracia, forman parte de la naturaleza de las relaciones afectivas, y al tener consecuencias tan potencialmente destructivas, es necesario que aprendamos a lidiar con ellas y reconozcamos la forma en que Dios actúa cuando tienen lugar.

Con este artículo quiero enseñarte a lidiar con ellas, así que… ¡Vamos allá!