Un llamado a perseverar Pt1

La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

Lucas 8:14-15

Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Mateo 24:13

La iglesia se puede dividir en dos grupos: Quienes no dan fruto y quienes sí lo dan. Ambos grupos oyen la palabra, pero los que no dan fruto no la practican, se ahogan en sus afanes y/o viven según sus placeres.

Quienes dan fruto, sin embargo, son aquellos que disponen su corazón para practicar la palabra, y, además, cuentan con un rasgo de carácter determinante: Perseverancia.

 Definiciones

En Lucas, cuando Jesús habla de “perseverancia”, usa el término «hupomon» (5281 strong), que tiene las connotaciones de paciencia, tolerancia, perseverando, un remanente, una paciencia duradera.

En Mateo, cuando Jesús habla de “el que persevere”, usa el término «hupomen» (5278 strong), que tiene las connotaciones de perseverare, sufrió, sufrís, quedarse detrás de, a la espera, soportar.

Por último, cuando Jesús dice que “ser salvo”, usa el término «sózó» (4982 strong), que implica un cuidado o protección divinos, que guarda al creyente del peligro, a demás, le rescata del poder del pecado.

Jesús nos prepara como creyentes, y nos anuncia que tendremos que desarrollar la capacidad de soportar, de tolerar, de permanecer, de estar a la espera, de quedarnos detrás de, o escondernos detrás de, sus enseñanzas, y de soportar. En otra ocasión lo dijo aún más claro cuando dijo:

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendr is aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Juan 16:33 

Jesús nos anuncia en Mateo 24, y en Juan 16, que en los últimos tiempos, o los postreros días, necesitaríamos desarrollar nuestra confianza, fundamentada en nuestra fe, por medio de la perseverancia, para dar el fruto que nos permita apropiarnos de la victoria de Jesús.

La paz del Espíritu es un fruto que desarrollamos por la perseverancia.

JUAN CAMILO VÉLEZ LEÓN

¿Cuál es el fruto que debemos manifestar en este momento de la historia? Debemos tener paz, la paz que produce el Espíritu Santo en nosotros.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Gálatas 5:22-23

El fruto de la paz

Los frutos no vienen por casualidad, sino que son el resultado de un proceso de cuidado y trabajo. Cuando hablamos de la vida del creyente, el éxito es el resultado de cuidar nuestra relación con Dios y nuestro medio ambiente –nuestro hogar y familia–, y de trabajar para madurar nuestro carácter.

Nuestro carácter es la primera tierra que debemos trabajar, labrar y cuidar, para conseguir una transformación verdadera.

Una persona que tiene fruto en su car cter y vida personal, emocional, mental y espiritual, está preparada para afectar positivamente su ambiente, su entorno, y el mundo.

La perseverancia es un rasgo del carácter de la persona, pero es algo que debemos trabajar y desarrollar.

JUAN CAMILO VÉLEZ LEÓN

¿Te ha gustado este mensaje? Déjame tu comentario y compártelo con alguien más que lo necesite.

Publicado por JUAN CAMILO VÉLEZ LEÓN

Fundador @comunidadcec CEO @alive.vivosporjesus Publisher @editorialharvest Mentor @elreyjesusmadrid Líder @hop.elohim Enamorado de @jeniferlosalosada linktr.ee/jcamilovelezl

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: