El juzgar a los demás

No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿o cómo dirás a tu hermano: déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? !!hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.

MATEO 7:1-6

No nos corresponde a nosotros juzgar, porque todas las personas tenemos la misma condición, y todos cometemos errores, fallamos y pecamos. Pero, a demás, cuando juzgamos a otra persona, activamos de nuevo el principio de la siembra y la cosecha, por el cual recogeremos lo mismo que damos, en este caso, juicio.

Ahora bien, Jesús no enseña que debemos dejar a las personas en su error cuando tenemos la oportunidad de corregirlas o ayudarlas a reconocer su pecado, pero lo que sí nos invita es a primeramente trabajar en nuestra propia vida, para enseñar y ayudar desde la misma posición que lo hacía él: La autoridad. Es decir, no está mal que miremos y queramos ayudar a “sacar la paja” del ojo de alguien más, pero lo que sí está mal es querer hacerlo sin antes habernos “sacado la viga” de nuestro ojo, o sea, sin antes haber ganado la batalla en el área donde queremos ayudar al otro.

Por último, Jesús nos revela la importancia de la ley del enfoque en lo que se refiere al liderazgo y servicio, que consiste en saber detectar a quienes quieren verdaderamente recibir nuestra ayuda, y enfocarnos en ayudarles a crecer. Pero quienes quieran quedarse con la paja en su ojo, y por más esfuerzo que hagamos para ayudarles, no ponen de su parte, no debemos gastar energía y tiempo con ellos, hasta que no cambien de actitud.

ANTES DE FIJARNOS EN LOS FALLOS AJENOS, DEBEMOS LIDIAR CON LOS NUESTROS PROPIOS.

Juan Camilo Vélez León

Como ya te habrás dado cuenta, ahora Jesús nos está dando algunos principios sobre liderazgo y ministerio, lo cual es indicativo de que un hacedor de la palabra, cuando establece un fundamento sólido para su propia vida, está supuesto a ayudar a otros a hacer lo mismo. De nuevo, según “la regla de oro”, cuando ayudas a alguien con la paja de su ojo, esa ayuda es una semilla que cosecharás por parte de alguien más, cuando seas tú quien necesite ayuda.

NO DEBEMOS JUZGAR A LOS DEMÁS, PERO TAMPOCO DEBEMOS NEGARLES NUESTRA AYUDA.

Juan Camilo Vélez León

¿Te ha gustado este mensaje? Déjame tu comentario y compártelo con alguien más que lo necesite.

Publicado por JUAN CAMILO VÉLEZ LEÓN

✋🏼Fundador de @comunidadcec ✍🏼Publisher en @editorialharvest 🎤Mentor en @elreyjesusmadrid 👥Líder de #RedElohim 😍Enamorado de @jeniferlosalosada Más info 👇🏽 linktr.ee/jcamilovelezl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: