Un vaso roto…

Hace un tiempo, escuché a una persona contar la historia de un vaso que se rompía y se partía en muchos pedacitos. El narrador continuó diciendo a modo de conclusión, que si alguien cogía con sus manos cada fragmento de vidrio muy posiblemente se cortaría, aunque la función del vaso o lo que lo compone no fuera esa.

En su momento, de esta corta historia saqué varias enseñanzas, pero hace unos días me pasó lo mismo; llevaba en mis manos un vaso de agua y sin querer se me deslizó, cayó al suelo y aquél vaso se convirtió en cientos de trozos de vidrio, y a pesar de que con mucho cuidado logré recoger casi todos, sin querer en el último momento me corté y la pequeña herida no dejaba de sangrar. Por varios días sentí un ardor impresionante, mucho más incomodo que quizá otra heridas más grandes que he podido tener.

A menudo en nuestras vidas conocemos, nos relacionamos y nos encariñamos con personas que sin intención nos hieren (personas vasos) El #propósito de nuestra relación con ella o de nuestra amistad con aquél amig@ no era que resultáramos heridos, sin embargo algo quebrado en ell@ lo hizo sin querer. Esto se convierte en una bola de nieve, pues si fuiste herido, y no sanas y perdonas pronto, el dolor puede crecer dando paso a lastimarte a ti mismo, y así como lo hizo la otra persona, comienzas a dañar el corazón de los demás sin darte cuenta que lo estás haciendo, porque cuando estamos lastimados … lastimamos.

Por lo general, las #heridasdelalma, comienzan con un trozo diminuto de vidrio, en este caso una palabra, un gesto, una mirada o un silencio, que con el tiempo van creando una coraza o una fortaleza en nuestra mente y corazón. Comenzamos a sentirnos #rechazados, menos que los demás e invisibles en nuestra vida, lo que nos lleva a perder la visión de nuestros sueños, se nos olvida nuestra identidad y hasta llegamos a perder el #AmorPropio y cuando no te amas a ti mismo, posiblemente no podrás amar sanamente a alguien más.

Analicemos por un momento nuestra vida …

Las heridas más pequeñas a menudo son las que más duelen y aunque son las más fáciles de sanar, se nos olvidan y las descuidamos. Esto pasa en nosotros, sin darnos cuenta vamos reciclando desplantes, miradas, palabras y #rechazos porque nuestro orgullo o nuestro corazón, que es engañoso, nos dice “no me dolió”, “yo estoy por encima de eso”, “¡Que me va a doler el desplante de esta persona!, “esto para mi no es importante” y lo peligroso en este momento no es la persona, no es el rechazo, no es el desplante o la situación, el peligro llega cuando la herida NO ES SANADA, cuando el dolor NO ES CALMADO … cuando NO DECIDIMOS SOLTAR Y #PERDONAR.

Te invito a que hoy por unos minutos pienses en esa profesora que algún día te dijo que no servías para nada, en ese amigo que prefirió a otra persona que a ti o que contó el secreto mas preciado que le hayas podido contar, piensa en esa relación toxica en donde no te sentías lo suficiente para tu pareja, en ese jefe que te dejó con la palabra en la boca o que no le interesó tu opinión, tal vez recuerda a ese papá que ignoró el dibujo que con amor le hiciste o en esa mamá que te dijo que estabas gorda. Trae a tu pensamiento esa compañera que te criticó por tu forma de vestir o de hablar y vuelve a sentir lo que pasó por tu vida cuando te miraste al espejo y comenzaste a creer todas las mentiras y engaños que pasaban por tu mente mientras la herida sangraba por lo que ellos te hicieron. Quizá palabras como: de verdad no soy buena, realmente mi opinión es la peor, mi papá no me quiere, soy un estorbo, estoy fea y gorda, nunca valdré la pena para alguien, creo que está bien que prefieran a otra persona que a mi , ella es más que yo, te son conocidas.

Hoy es el día propicio, mas bien cada día es el adecuado para #SANAR, VOLVER a sanar y SEGUIR SANANDO por completo hasta que ya NO DUELA, porque lo único que hace esa carga y ese dolor es impedir que tu y tu cuerpo sean un lenguaje de amor, mientras cargues con el trozo de vidrio, este ocupará el lugar que muchas personas necesitan en tu vida para que tu lenguaje de amor los transforme y ocupará el lugar que #Dios quiere tener para darle a tu vida algo nuevo.

Sí, puede que la persona que te debió haber abrazado te rechazó, la que debió apoyarte no estuvo, quien debió ayudarte a caminar te soltó, pero no endurezcas tu corazón porque de él, dice un #proverbio, mana la vida.

Seguiremos este tema en la siguiente entrada … pero por el día de hoy, solo RECUERDA dos cosas: Eres un #LenguajeDeAmor y para poder amar sanamente, debes amarte a ti primero.

¡Dios te bendiga!

Publicado por ellenguajedemismanos

Desde que aprendí a valorar y aceptar mi cuerpo y cada una de sus partes, me di cuenta de que todas hablan del amor y del cuidado con que fueron diseñadas y formadas. Desde lo más profundo y desconocido de nuestro corazón, hasta las manos mas tiernas y suaves, desde el inicio de nuestra vida en el vientre de nuestra madre, hasta el “ahora” que estás viviendo, tu cuerpo ha sido, sigue siendo y será un instrumento de amor. El lenguaje de mis manos, es un espacio, que permitirá por medio de letras, amar, abrazar, comprender, hablar y sentirme cerca de quienes me leen, y así poder entregar un poco de mi a quien está del otro lado de la pantalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: