Pesa el corazón

Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones.

PROVERBIOS 21:2

Una vez más la biblia destaca una característica a tener en cuenta de nuestro corazón, y es que es engañoso por naturaleza. Por tanto, cuando se trata de tomar decisiones que meditamos en nuestro corazón, éste nos hará creer que estamos siempre en lo correcto, pero en muchas ocasiones tomamos decisiones con motivaciones encubiertas y equivocadas.

Curiosamente, muchas personas siguen el mantra de “Haz lo que te dicta el corazón”, cosechando así sistemáticamente resultados contraproducentes para sus vidas. ¿Por qué sucede esto? Porque el único que puede pesar mi corazón es Dios; ni siquiera yo puedo.

Ahora bien ¿Qué es pesar el corazón? Pesar el corazón es simplemente reconocer las intenciones con las que éste toma una decisión, y el fundamento sobre el que se sus­tentan estas decisiones. Es decir, una persona puede hacer cosas buenas con malas intenciones, esto es evidente, pero muchas veces sucede que la persona ni siquiera es consciente de esas intenciones, pues se fundamentan en conceptos equivocados que rigen su conducta, como pueden ser miedos, egoísmo, rechazo, falta de identidad, etc.

Por tanto, cuando Dios pesa el corazón, revela las intenciones y los fundamentos de nuestras actuaciones o toma de decisiones, y esto es vital para evitar consecuencias negativas para nuestras vidas. Un claro ejemplo de esto tiene lugar a la hora de escoger una pareja. Cuando una o ambas personas que quieren comenzar una relación, no tienen claro el fundamento para entrar en esa relación, ni las motivaciones que los llevan a tomar esa decisión, muy probablemente fracasarán como pareja. “Me hace feliz” o “Me gusta su sonrisa” no son un fundamento sólido para comenzar una relación, pero cuando no permitimos que Dios pese nuestro corazón, usamos estas motivaciones como fundamento para decidir comenzar un noviazgo, o peor aún, un matrimonio.

Sin embargo, cuando trabajamos en nuestro carácter y madurez, y entendemos la naturaleza del pacto matrimonial, que no se basa en demandar sino en ofrecer, tenemos un fundamento sólido sobre el cual basar nuestra toma de decisiones. Pero esto sólo puede ser revelado por Dios cuando pesa nuestros corazones. Si tomamos decisiones, sobre todo las importantes, según lo que dicta nuestro corazón, siempre nos parecerán correctas y beneficiosas, pero muy probablemente estaremos siendo engañados por nuestro corazón, pues esa es su naturaleza.

Ahora bien, cuando pedimos a Dios que pese nuestro corazón, para que se nos revele la intención, motivación y fundamento previo a tomar cualquier decisión importante, nos ase­guraremos resultados correctos, nacidos de motivaciones, intenciones y fundamentos correctos.

CUANDO DIOS PESA EL CORAZÓN REVELA LAS MOTIVACIONES, INTENCIONES Y FUNDAMENTOS POR LOS CUALES TOMAMOS UNA DECISIÓN.

JUAN CAMILO VÉLEZ LEÓN

¿Te ha gustado este mensaje? Déjame tu comentario y compártelo con alguien más que lo necesite.

Publicado por JUAN CAMILO VÉLEZ LEÓN

✋🏼Fundador de @comunidadcec ✍🏼Publisher en @editorialharvest 🎤Mentor en @elreyjesusmadrid 👥Líder de #RedElohim 😍Enamorado de @jeniferlosalosada Más info 👇🏽 linktr.ee/jcamilovelezl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: