Pescadores de hombres Pt1

Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

Mateo 4:19

Una de las primeras señales de que usted está siguiendo a Jesús y se ha convertido en su discípulo, es que se convierte en pescador de hombres (Almas). Es decir, si usted está siguiendo a Jesús como su discípulo, habiendo pasado un primer proceso para afianzar su fe, pero no está pescando hombres, realmente no lo está “siguiendo”, sino que debe entrar en ese proceso. Ese debe ser su siguiente paso.

¿Cuál es la evidencia de que usted va en pos de Jesús? Que donde usted va, pesca. En otras palabras, si donde va no tiene mentalidad de pescador, usted no está siguiendo a Jesús donde él le quiere llevar. ¿Por qué? Porque Jesús mismo estaba pescando cuando les hizo esta invitación a los que se convertirían en sus discípulos, y cuando ellos le siguieron comenzaron a hacer lo mismo que su mentor. Así mismo, cuando usted deja de hacer lo que estaba haciendo y viene en pos de Jesús, comienza a hacer lo mismo que él hace: Pescar hombres.

¿Para qué vino Jesús a la tierra?

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Lucas 19:10

La biblia es muy clara cuando habla de lo que Dios ama, dejando en evidencia que Jesús vino a la tierra con la única intención de buscar y salvar a los perdidos, movido por el amor de Dios.

Dios es amor y ama a toda su creación, pero su mayor expresión de amor fue la de dar la vida de Jesús, su hijo, en rescate de aquellos que no sólo no le conocen, sino incluso de aquellos que lo rechazan y que están perdidos. Es decir, Dios ama al mundo (Las almas) por encima de todo.

Esto es lo que leemos en Juan 3:16, donde dice que: “de tal manera amó Dios al mundo…”. Es decir, Dios ama a los que no le conocen, a las almas, a los que necesitan ser salvos…a los perdidos.

Es curioso que no dice: “de tal manera amó Dios a la iglesia“, porque eso sería excluir a todos los que no pertenecen a esta institución. Sin embargo, Dios expresó su amor por los que necesitan ser salvos, porque eso no excluye a nadie. ¡Todos necesitamos ser salvos por Jesús!

En otras palabras, la intención de Dios no fue dar su vida por una institución ni por unos pocos escogidos, sino que fue dar su vida por toda la humanidad, para que pasaran a formar parte de su iglesia, y no al revés. Por eso, cuando amamos lo que Dios ama, amaremos al perdido y seremos pescadores de hombres como Jesús nos enseña, no sólo con su mensaje, sino con su ejemplo de vida.

En próximas publicaciones quiero responder a las preguntas que me hagáis sobre evangelismo y todo lo que tiene que ver con este maravilloso ministerio, así que escribidme por aquí o en mi programa #Evangelicemos en mi canal de Youtube.

Publicado por Jenifer Losa Losada

Mi pasión es el evangelismo, compartir las buenas noticias del evangelio del Reino de Dios con aquellos que no le conocen. Juntamente con mi esposo, Juan Camilo Vélez, trabajamos en la obra del Dios, extendiendo su reino y ayudando a su pueblo a crecer en el conocimiento de Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: