La esencia del evangelismo

Mucho se habla del evangelismo, cómo hacerlo, cómo ser efectivos al hacerlo, etc. Pero muchas veces se pierde la esencia del evangelismo, porque se pierde la esencia del mensaje que debemos compartir. Hoy quiero enseñaros un poco sobre esto.

Lo primero sería definir lo que es evangelismo. Evangelizar significa compartir el mensaje del evangelio del reino. ¿En qué consiste ese mensaje? Jesús lo decía claro con dos acciones: ARREPENTÍOS Y CREED.

Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Marcos 1:14-15

¿Arrepentirse de qué? De vivir en pecado y separados de Dios. Y ¿Creer en qué? En que Jesús es el hijo de Dios y que dio su vida por las personas, para que puedan convertirse en hijos de Dios.

Sin embargo, antes de que Jesús ascendiera al cielo, nos dio una clave acerca del evangelismo, y es que nos lo dejó como un mandato para la iglesia:

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Mateo 28:19

Por último, necesitamos una herramienta importantísima para poder evangelizar, y esa herramienta Jesús nos la dejó tras su ascenso al cielo:

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hechos 1:8

Ahora sí, ¿cómo es hacer evangelismo en la calle? Pues es cumplir con el mandato de Jesús de predicar el evangelio, llevando a las personas para que se arrepientan y crean, pero hay que hacerlo con el poder del Espíritu Santo, porque sino nadie se va a arrepentir, ni mucho menos va a creer.

La gente necesita que le demostremos a Dios, y no sólo que lo prediquemos. Así es como lo hacía uno de los mayores evangelistas de la historia, el Apóstol Pablo:

y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,

1ª Corintios 2:4

Cuando salimos a evangelizar a las calles, nuestra principal herramienta tiene que ser el poder. Los tratados y los folletos pueden servir de apoyo, pero ni un tratado, ni un folleto, ni una biblia debajo del brazo va a ser tan efectivo como predicar con poder, sanar a la gente, dar palabra de ciencia, profetizar, etc.

¿Quieres saber más sobre evangelismo? No te pierdas mis próximas publicaciones. Gracias por compartir esta entrada con todos tus contactos. Bendiciones.

Publicado por Jenifer Losa Losada

Mi pasión es el evangelismo, compartir las buenas noticias del evangelio del Reino de Dios con aquellos que no le conocen. Juntamente con mi esposo, Juan Camilo Vélez, trabajamos en la obra del Dios, extendiendo su reino y ayudando a su pueblo a crecer en el conocimiento de Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: