Nutrientes para la depresión (Pt. 1)

Quiero compartir contigo un nuevo extracto de mi más reciente libro: Venciendo la depresión en tiempos de crisis. En esta ocasión podrás leer el comienzo del capítulo 2, en el que hablo más en profundidad sobre lo que es la depresión, y los elementos que usa como caldo de cultivo. ¡Vamos allá!

La cuarentena que se pasó de cuarenta días.

Antes de enfocarme en cómo vencer el virus, permítame analizar diferentes elementos o factores que pueden ayudar a alimentar la depresión. Aprendí que lo que no se alimenta se muere de hambre, por tanto, si logramos detectar en que áreas de nuestra vida el virus se está fortaleciendo, desde allí podremos combatirlo.

Por ejemplo, cuando se detectó el virus COVID 19, inmediatamente los gobiernos empezaron a adoptar medidas para evitar el contagio y la propagación del mismo. Wuhan, la ciudad donde inició el virus, fue la primera en tomar estas medidas, efectivas al punto que ya en este punto de la escritura de este libro, la ciudad ha retomado la vida con cierta normalidad. Esto nos enseña que es posible llegar a controlar un virus si se toman las medias respectivas a tiempo.

La depresión llegará porque a veces, la vida cambia radicalmente. Por ejemplo, hay a quien le cambian sus horarios de trabajo, sus hábitos alimenticios, su agenda personal, su convivencia familiar, sus ingresos económicos y mucho más. Estos cambios bruscos obligan al ser humano a adaptarse a maneras de vida no experimentadas nunca en el desarrollo de su vida personal, y al encontrarse en estos escenarios, la incertidumbre del mañana arropará la mente, y es ahí donde tenemos que hacernos fuertes ante la crisis.

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Romanos 12:2

Es preciso este poderosos verso de la palabra de Dios donde encontramos dirección para lo que estamos viviendo. ¡Se necesita renovar el entendimiento sobre lo que está pasando! Me aterra ver y escuchar a miles de cristianos pidiendo dirección profética sobre lo que está pasando, lo que en otras palabras indica que estaban predicando una escatología que ni ellos mismos entendían.

¡Tanto tiempo hablando de la venida de Cristo por su iglesia, y ahora que se cumple toda señal, estamos desesperados sin entender lo que está ocurriendo!

Y lo trágico es que, si el pueblo cristiano, que tiene la revelación profética, no sabe entender los tiempos, entonces ¿qué dirección le podrá dar a aquellos a quienes la depresión está sumergiendo en incertidumbre? Si logramos entender lo que está ocurriendo, entonces más fácilmente entenderemos la buena voluntad de Dios sobre esta pandemia.

Este aislamiento, encierro, o cuarentena, (como se quiera llamar), no es la primera vez que se presenta en circunstancias de vida en el ser humano. Por tomar algunos ejemplos:

  • Un cosmonauta ruso duró 878 días encerrado sólo en su cápsula espacial.
  • El 13 de octubre de 1972, 16 personas sobrevivieron 72 días en Los Andes, después de haber sufrido un siniestro aéreo de la fuerza aérea uruguaya.
  • El jueves 5 de agosto del 2010, 33 mineros fueron sepultados en Chile en la mina San José y sobrevivieron sepultados 69 días bajo 720 metros bajo la superficie.
  • El gran líder Nelson Mandela experimentó 27 años en prisión en Robben Island hasta su liberación.
  • Se dice de 200.000 personas inglesas que se refugiaron durante la Segunda Guerra Mundial en el túnel del metro por 267 días para poder sobrevivir.
  • Y ni hablar de las 8 personas que duraron 370 días en compañía de los animales encerrados en el arca de Noé, durante el tiempo del diluvio.

Todos ellos tenían una motivación que los impulsó a sobrevivir, soportando esos tiempos que no debieron ser fáciles, pero que los llevó a cumplir metas de espera.

Si quieres continuar tu lectura, te invito a adquirir mi libro aquí, o que me contactes si vives en Colombia, para explicarte cómo adquirir tu copia. Y si te ha gustado este post, te invito a dejarme tu comentario, darle “Me gusta”, y compartirlo.

Publicado por Nelson Chaves Peña

Soy el fundador de la iglesia cristiana Tiempos de Refrigerio , en la ciudad de Bogotá, Colombia. Estoy llamado por Dios para establecer su reino desde la localidad de Suba. Estoy casado con su Nataly, y soy padre de cinco hijos: Juanita, Mateo, Sarai, Zoe y Nelson Jr. Ministro actualmente bajo la cobertura de mi padre espiritual, el Apóstol Guillermo Maldonado, del Ministerio Internacional El Rey Jesús, en Miami, Florida. Soy conferencista internacional, y mi ministerio cuenta con iglesias hijas a nivel nacional e internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: