Cultura de principios

Mateo 4:17. Desde entonces comenzó Jesús a predicar y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Cuando Jesús fue bautizado no solamente fue bautizado en agua sino que también en el Espíritu. Esto provocó que el mismo Espíritu lo llevará al desierto, en donde se iba a conmisionar la identidad de Jesús. La Biblia nos dice en el libro de Mateo 4 que fue llevado al desierto por el Espíritu Santo en donde fue tentado por el diablo. La tentación nada más y nada menos fue usando las mismas palabras que Dios había dicho de Jesús: Éste es mi hijo amado. El diablo le dijo: Si en verdad eres hijo… Jesús ganó la batalla y después de eso empezó su ministerio.

En nuestro versículo anterior vemos que lo primero que Jesús dijo cuando empezó con su ministerio fue: “Arrepentíos” pero por qué Jesús empezó su ministerio con esas palabras. Bueno en realidad cuando Jesús vino a la tierra Él traía una tarea en específico, y era establecer la cultura del Reino pero esa cultura no se iba a poder establecer hasta que en la mente humana no hubiera un cambio. La palabra arrepentimiento significa cambio de mentalidad por eso Jesús empezó con esa palabra porque quería que la gente tuviera un cambio racial en sus mentes para poder establecer la cultura del Padre en sus corazones.

Jesús vino a establecer la cultura del Reino con el objetivo de que esa cultura gobernara nuestra vida. Para poder establecer algo nuevo, necesitamos sacar lo viejo, por eso para Jesús era tan importante que muchos de los que le estaban oyendo mostraran un verdadero arrepentimiento. Dios espera que saquemos de nuestra mente y de nuestra vida culturas humanas que han sido impuestas por el mundo para que Él venga y gobierne nuestra vida y así su cultura se establezca en nosotros. Jesús quería que la cultura humana se desestructurada para así poder sembrar en nosotros la cultura del Reino. Cuando estamos moviéndonos en esa cultura del Padre, empezamos a dar frutos y a crecer y a cumplir con nuestro propósito bajo su voluntad dándole así gloria al que vive por siempre.

UNA CULTURA DE PRINCIPIOS

Ahora bien cuando hablamos de cultura hablamos de PRINCIPIOS. ¿Qué son los principios? Estos principios son conocidos como “leyes” los cuales fueron establecidos por Dios dentro de su cultura para que supiéramos cómo dirigirnos en esta vida. Jesús sabía que el sistema del mundo había establecido valores o principios que habían o han tergiversado los verdaderos principios o la verdadera cultura. Por eso, para que la cultura del Reino diera frutos a través de los principios se requería urgentemente un cambio de mentalidad o sea un arrepentimiento genuino y verdadero. La mentalidad humana tenía que ser sustituida por la mentalidad del Reino. Sin embargo muchos no recibieron esos principios o esa cultura no porque no se les haya predicado, sino porque no mostraron un corazón dispuesto a querer recibirlos por el hecho de que Jesús no vino de la forma que ellos pensaban que el Mesías tenía que venir. Miraron a un Jesús haciendo su entrada triunfal por Jesuralen montado en un asnito. No le tomaron en serio.

Para que la cultura del Reino se establezca en nosotros debemos de mostrar un fuerte compromiso, ya que a través de esa cultura estaremos complaciendo al Padre.

Cuando tengamos bien establecidos los principios creados por Dios, podremos cumplir con nuestro propósito de la manera que Dios espera que lo cumplamos.

La cultura del Reino es tan importante y aún sus principios porque ellos son los que sostienen nuestra naturaleza moral a imagen y semejanza de Dios. Por lo tanto, va a nuestro favor de entenderlos y seguirlos. La cultura de Dios es inmutable, es permanente, podemos resistir a esa naturaleza o incluso ignorarla, pero eso no significa que su naturaleza se altere. Toda cultura o todo principio que no ha sido establecido por Dios se vuelven pesados o dañinos para nosotros.

Que este sea un tiempo para mostrar un verdadero arrepentimiento y para estar dispuesto a sacar toda cultura humana que nos aleja de mostrar a Cristo en nosotros, la esperanza de gloria.

LA BIBLIA ESTA LLENA DE ESOS PRINCIPIOS, ASÍ QUE TE INVITO A QUE LEAS Y DESCUBRAS CUÁLES SON ESOS PRINCIPIOS.

Sin cultura o sin principios, la vida es sólo un experimento más.

Publicado por Jossy Martínez.

Con amor eterno te he amado; por tanto te prolongué mi misericordia. Jeremías 31:3.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: