Un acto de misericordia

Bienvenidos a mi blog. En esta ocasión les comparto un extracto del primer capítulo de mi nuevo libro Venciendo la depresión en tiempos de crisis.

Como pastor y creyente en Dios, siempre me cuestioné la actitud de Dios frente al estado moral del mundo, con una sociedad tan corrupta, líderes políticos, y aún jueces, aprobando legalmente asesinatos de niños mediante leyes pro-aborto, o leyes que permiten a un ser humano casarse hasta con un animal o una planta, por sólo mencionar algunas aberraciones de nuestra sociedad.

Me preguntaba cómo haría Dios para frenar este mundo loco y atrevido, y siempre me dije:

“Dios tendrá que traer un acto de disciplina mundial, de lo contrario la condenación por la maldad será catastróficamente universal.”

Pero pensé que la disciplina sería por fenómenos naturales como terremotos, huracanes, o quizás veranos o inviernos salidos de lo normal, pero la verdad nunca imaginé que se desataría una pandemia mundial, y que un simple virus le arrebataría tantas vidas a la humanidad, poniéndola en jaque.

¿Estoy queriendo decir que Dios es el culpable de este virus entonces? ¡No! Eso no es precisamente lo que estoy planteando. Lo que afirmo es que este tipo de cosas que se presentan son un acto de misericordia de Dios.

Examinemos el siguiente panorama. Si una persona está en un ambiente de vicio, drogas, prostitución, alcoholismo, hurto, violencia, o cualquier escenario que incluya maldad, y la muerte le sorprendiera allí, su alma se perdería en una completa condenación eterna, según lo establecido por Dios en la biblia.

Cambiemos ahora el escenario. Si una persona enferma es hospitalizada y su salud se deteriora, sabe que está frente a una posible muerte, y entonces allí tendrá una oportunidad de evaluar su vida y alistar bien su equipaje camino a su última morada.

Entonces, ¿Qué escenario salvó más vidas? Obviamente este último, que aunque es el menos ideal, es el más favorable para arreglar una relación con Dios.

Si les ha gustado esta lectura, compartan este breve extracto y suscríbanse a mi blog. Y si quieren seguir leyendo, pueden adquirir el libro aquí.

Publicado por Nelson Chaves Peña

Soy el fundador de la iglesia cristiana Tiempos de Refrigerio , en la ciudad de Bogotá, Colombia. Estoy llamado por Dios para establecer su reino desde la localidad de Suba. Estoy casado con su Nataly, y soy padre de cinco hijos: Juanita, Mateo, Sarai, Zoe y Nelson Jr. Ministro actualmente bajo la cobertura de mi padre espiritual, el Apóstol Guillermo Maldonado, del Ministerio Internacional El Rey Jesús, en Miami, Florida. Soy conferencista internacional, y mi ministerio cuenta con iglesias hijas a nivel nacional e internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: