La semilla de mostaza

“Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.”
Mateo 13:31-32
¿Qué importancia tiene el grano de mostaza?
La semilla de mostaza es la más pequeñita de todas ellas en el campo. Tal vez te encuentres sintiendo o viviendo una vida semejante a un grano de mostaza, o fuiste uno de ellos. No importa si estás comenzando el camino del evangelio, aceptando hace poco a nuestro señor Jesucristo como su Salvador; o llevas ya un buen tiempo andando sin rumbo en la vida cristiana por causa de tus sentimientos de ser el menor de todos, el menospreciado, el inútil; no te preocupes, no eres nada extraño para mi, porque yo estuve en tu lugar. Así que no te sientas mal, porque esto acaba de comenzar.
Lo primero que quiero tratar es sobre la fuente del crecimiento.
Es importante entender, que el sembrador tiene un nombre, y juega el papel principal en la vida de cada persona, es nuestro Dios. Él nos hizo y no nosotros a nosotros mismo, pues es quien nos ha hecho; Él nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, siguiendo el camino que él nos había preparado de antemano. Te plantó en esta tierra, allí en el lugar donde te encuentras para llevar muchos frutos, y ser un buen árbol.
Pero, ¿cómo llego a ser lo que Dios ha determinado conmigo?
Hay una fuente de crecimiento, se llama la Palabra de Dios. Si vas al campo, se aprecia como el que trabaja en la siembra, tiene que abonar, y regar la plantación para que esta se alimente y crezca debidamente preparando con vista a la cosecha. Así mismo es el Señor con nosotros, envió a su Hijo para preparar y abonar la buena tierra, después envió al Espíritu Santo para ayudarnos a alimentarnos y a entender. Pero, el principal alimento es la Palabra de Dios.
Yo comentaba con un grupo cristiano a través del WhatsApp, y le decía que la Biblia es el manual del cristiano. Si quieres conocer lo que Dios quiere con la vida de cada uno, si quieres saber de Dios, entender las cosas del Padre, debes leer el manual del cristiano, la Biblia. “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.” (1ª Pedro 2:2) En otras palabras, la Palabra de Dios es la fuente del crecimiento espiritual.
Vamos a ver el llamado de Jeremías. “Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.” (Jeremías 1:4-7)
¿Qué provecho hay en este pasaje?
Este es el segundo punto, primeramente debemos saber que la semilla es extraída del fruto de un árbol, ¿así mismo pasa con la vida? Dice que Dios nos creó, y lo hizo pensando en un plan y propósito, por eso dice: “antes que te formase en el vientre te conocí.” Él te creo pensando en un árbol que dará muchos frutos buenos y agradables ante los ojos del Señor y los hombres. No te menosprecies, Dios no crea chatarra, ahora recapitula y empieza a decir yo soy un escogido del Dios vivo, empieza a crecer porque dentro de ti hay un potencial y ministerio para adorar y servir al Padre. No estamos en este mundo para ser bulto, ¡no! Estoy en este mundo porque Cristo me necesita para anunciar el evangelio a través de lo que me dio.
“Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.” (1ª Timoteo 4:12)
No hay justificación humana, ni impedimentos por ser imperfectos para el llamado de Dios, porque Él te hizo pensando en todas estas cosas. Levántate en fe y empieza a crecer espiritualmente, para que seas esa semilla pequeñita plantada en buena tierra, logrando ser el árbol más frondoso del campo.

Cuando los demás te defraudan, cuando los demás te abandonen, cuando los demás no crean en ti, mira hacia arriba, DIOS siempre te será FIEL

 

Publicado por Alfredo Alvarez Almanza

Líder del ministerio "Avivando el fuego"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: